En el marco de doce allanamientos simultáneos dispuestos por el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional N°3 de Mar del Plata, a cargo de Santiago Inchausti, con intervención de la Fiscalía Federal N°1 que encabeza Laura Mazzaferri, siete personas fueron detenidas el jueves y otras seis imputadas, acusadas de pertenecer a una organización narcocriminal que comercializaba estupefacientes en la ciudad.

La investigación no se quedó en los eslabones más bajos dedicados a la venta domiciliaria y en modalidad delivery de pequeñas cantidades de marihuana y cocaína, sino que ascendió en la cadena de responsabilidades al identificar a quienes proveían la droga, cuyas transacciones ascendían hasta los nueve mil dólares.

Como resultado de los operativos desarrollados durante el jueves, se secuestraron más de 750 mil pesos, casi 2500 dólares y billetes de moneda paraguaya, mexicana, chilena y brasilera, además de casi 28 mil pesos en cheques. En un departamento del centro de Mar del Plata se secuestraron 7,5 kilos de marihuana fraccionada en 13 panes; en total se hallaron más de 150 gramos de cocaína, y varias plantas y plantines de cannabis. Entre los elementos electrónicos que serán peritados, se incautaron 29 celulares, tres notebook, una Tablet, tres CPU, una cámara de fotos y numerosos pen drive. Lo mismo se hizo con siete balanzas, un contador de billetes, 73 municiones y una pistola calibre 9 milímetros que portaba uno de los detenidos al momento del allanamiento. A su vez, fueron secuestrados seis automóviles y una moto.

Esta investigación se inició a partir del desprendimiento de otra causa por comercio de estupefacientes, que ya fue elevada a juicio en noviembre de 2019. En el marco de aquella pesquisa, se había formado un nuevo legajo a partir de los resultados que arrojaban las intervenciones de los teléfonos celulares de los principales acusados. Se acumularon testimonios extraídos de la causa central, y a partir de los elementos de prueba que fueron recolectados en pos de la profundización de la investigación, se logró identificar un grupo que en forma organizada se aprovisionaban de estupefacientes con el objeto de comercializarlos en la ciudad, al menos desde noviembre de 2018 y hasta los allanamientos de ayer.

Fueron detenidos aquellos que cumplirían un rol superior en la cadena de comercialización de estupefacientes, por evidenciarse a su respecto un posible peligro de fuga y/o entorpecimiento de la investigación, de cara a las pautas vigentes en el nuevo Código Procesal Penal Federal, a quienes se les recibió este viernes declaración indagatoria. A su vez, se convocó a otras personas a prestar declaración en dichos términos, audiencias que se estima serán la semana entrante. Tras ello, el magistrado tendrá diez días para resolver su situación procesal.

Comentá y expresate