Polka, la productora de Adrián Suar y Fernando Blanco, celebra sus 25 años de historia. Todo comenzó cuando un actor -a puro instinto y empuje- se animó a cambiar su habitual rol para pararse del otro lado de la cámara y empezar a producir. Su objetivo estaba claro: cambiar la forma de hacer ficción. Y dejar huella.

Así nació, en 1994, de la mano de Suar y grandes compañeros de ruta: actores, directores, autores; equipos de producción y de técnica. Como suele decir el creador de la emblemática productora, “Polka es una gran familia”.

Con sus propuestas rompió un molde y cambió la manera de contar historias de ficción en la televisión argentina.

Decenas de programas y cientos de actores formaron parte de esta aventura que nació en los estudios alquilados de Estrellas Producciones, en la calle Riobamba, y luego en un pequeño estudio sin terminar del barrio de Chacarita, el solar donde se levantaría el tradicional edificio de la productora. Ahora celebra estos primeros 25 años de vida desde sus amplias instalaciones de los Estudios Baires de Don Torcuato.

Por otro lado, Polka es una usina de fuentes laborales: actores, directores, productores, diseñadores, escenógrafos, vestuaristas y técnicos en general. Personal que participó de numerosas producciones, entre las que se destacan diez que pasaron por la pantalla de Canal 10.

Poliladron, una historia de amor (1995/1997). Fue la producción fundacional y modificó la estética de la ficción local con un tratamiento de imagen cinematográfico. Suar y Laura Novoa protagonizaron este policial que significó un quiebre en el tipo de relatos que se acostumbraba a poner en el aire. El "Nene" Carrizo, un delincuente que buscaba su libertad, y la oficial Verónica Vega se metieron en el corazón de los argentinos desde el primer episodio, emitido el 5 de enero de 1995.

Gasoleros (1998/1999). Fue un suceso de rating y marcó un hito en las telecomedias diarias emitidas en el prime time. Mercedes Morán y Juan Leyrado interpretaron a la inolvidable pareja de Roxy y Panigazzi. Historias de vida de gente de barrio con sus problemas cotidianos y la lucha por llegar a fin de mes. Dady Brieva, Rubén Rada, Pablo Rago, Cecilia Milone, Manuel Callau y María Fiorentino también formaban parte del elenco estelar.

Campeones de la vida (1999/2001) tomó la posta de Gasoleros. La historia del boxeador Guido Guevara, interpretado por Osvaldo Laport, conquistó a la audiencia. También reveló una faceta diferente del gran Juan Carlos Calabró, quien demostró su veta dramática. El elenco lo completaban Mariano Martínez, Soledad Silveyra, Laura Azcurra, María Valenzuela y Facundo Espinosa.

Soy Gitano (2003/2004). Secretos, amores enfrentados, pasiones prohibidas al estilo Romeo y Julieta. Fue un quiebre en la forma de contar, apelando a tradiciones, ruptura de pactos ancestrales y traiciones. Antonio Grimau, Arnaldo André y Osvaldo Laport dieron vida a personajes intensos.

Padre coraje (2004). La primera ficción de época en formato diario de la productora significó todo un desafío. Facundo Arana y Nancy Dupláa encabezaron esta historia ambientada en 1950 en un ficticio pueblo bonaerense. Un sacerdote impostado decide vengar una injusticia. Un amor desafía los mandatos y cánones morales. El elenco contaba con figuras de la talla de Leonor Benedetto, Nora Cárpena, Raúl Rizzo, Carina Zampini y Luis Machín. Ese mismo año, Polka presentó la primera temporada de Epitafios, su gran producción para la cadena HBO protagonizada por Julio Chávez, Cecilia Roth, Luis Luque y Paola Krum.

Mujeres asesinas (2005/2008). Los casos más recordados del historial de la crónica policial fueron trasladados a la pantalla. Una gran producción para recordar a esas mujeres inquietantes de la historia. Uno de los puntos más altos lo marcó Nacha Guevara en la piel de Yiya Murano. Araceli González, Juana Viale, Cristina Banegas, Leonor Manso, Romina Ricci, Celeste Cid y Leticia Brédice fueron algunas de las estrellas protagonistas.

El puntero (2011). Julio Chávez al frente de un programa que interpeló a la política y puso sobre la mesa la corruptela de un sistema con rasgos patológicos. Rodrigo de la Serna, Luis Luque y Gabriela Toscano formaban parte de esta trama dramática que ahondaba en lo más oscuro de la periferia social.

Comentá y expresate