La ministra de Economía, Silvina Batakis, concretó su primera visita a Washington en funciones de Gabinete y, según trascendió, sus reuniones fueron más duras de lo que se esperaba. Lo que sucede es que mientras Batakis se reunía con la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva y con autoridades del Departamento del Tesoro estadounidense y el Banco Mundial, en Argentina se vive una corrida financiera que atenta contra el cumplimiento de las metas acordadas.

Lo que llamó la atención de muchos analistas es que el FMI no haya publicado una comunicación de manera oficial luego de la reunión con Silvina Batakis. Sin embargo, sí lo hicieron desde el Ministerio de Economía, anunciando que "las autoridades del organismo multilateral mostraron su interés por conocer de primera mano la situación macroeconómica argentina, en medio del actual contexto global derivado del conflicto bélico en Ucrania e intercambiaron visiones sobre los desafíos económicos y sociales de la Argentina".

https://twitter.com/Economia_Ar/status/1551710187119149056

Aunque no se dieron detalles de los encuentros, se difundió la información de que Batakis tenía la intención de pedirle al FMI que para cumplir con las metas de déficit acordadadas, no se contabilicen los gastos de energía por importaciones y por subsidios.

Según informó el medio La política online citando fuentes del Gobierno, "Batakis la pasó mal, fue un encuentro muy áspero. Los funcionarios del FMI le pidieron mayor dureza en cuanto a la contención del gasto público".

Luego de la reunión entre Georgieva y Batakis, al encuentro se sumaron Jorge Argüello, embajador argentino en Estados Unidos y Karina Angeletti, secretaria de Política Económica. Del lado del organismo multilateral también se incorporó el brasileño Ilan Goldfajn, director del Hemisferio Occidental.

Goldfajn sería una de los voces más influyentes dentro del FMI para endurecer las exigencias con Argentina.

https://twitter.com/sbatakis/status/1551711503589457920

Más reuniones en Estados Unidos

Silvina Batakis también mantuvo un importante encuentro con David Lipton, asesor principal de Janet Yellen, la secretaria del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Lo que se supo de esa reunión es que Estados Unidos comunicó a Batakis que van a subir las tasas de interés, lo que complica la ayuda norteamericana para la Argentina por el efecto flight-to-quality, que produce que los inversores abandonen sus posiciones en economías emergentes y se decanten por mercados más seguros, como los bonos soberanos estadounidenses.

Lo positivo para Batakis es que el director general de Operaciones del Banco Mundial, Axel van Trotsenburg le informó sobre la decisión del organismo financiero de aprobar un nuevo préstamo para la Argentina por 200 millones de dólares.

En contraste, el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Maurice Claver Carone, negó al país un nuevo crédito por 500 millones de dólares para financiar obras de infraestructura, proyectos educativos y programas sociales y fue muy crítico con la situación que vive Argentina.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate