Considerado por el propio intendente Carlos Arroyo como uno de los pilares de la actual gestión, el titular del Ente Municipal de Vialidad y Alumbrado (Emvial), Pablo Simoni, aseguró que de la anterior gestión recibieron “máquinas destruidas” y que aun así lograron avanzar con un plan de obras. “Llevamos a los vecinos lo que pedían por años”, dijo en referencia puntual al arreglo y pavimentación de calles.

Durante su paso por “Estudio Político”, el funcionario señaló que cuando recién asumió el cargo el teléfono sonaba de manera constante por reclamos de los barrios. “Hoy también llaman por agradecimientos”, resaltó al considerar que los vecinos “toman conciencia de la labor real que se ha llevado adelante”.

Embed

Planteó que frente a la situación heredada se tuvo que disponer un proyecto y plan de acción que es el que hoy está en marcha. Recordó que el inicio fue muy difícil porque se encontraron con cuatro problemas: “Una deuda de 51,5 millones de pesos, que ya hemos saldado; un ente con máquinas destruidas que pudimos poner en marcha; Deuda con el vecino que había pagado por obra no realizada y deficiencia de estructura liviana. “Estamos haciendo las cosas correcto, no queremos volver sobre la misma obra”, aclaró.

“Si continuamos así hay una posible y real salida para la infraestructura vial de Mar del Plata”, manifestó con optimismo sobre un cuadro nada fácil. Recordó que la ciudad tiene unas 9000 calles que esperan por asfalto de las cuales la mitad podría llegar a cumplir con la factibilidad hidráulica.

Puntualizó que a pesar de las dificultades se dieron respuestas y citó algunos casos. Un tramo de la calle Cerrito, desde Mario Bravo hacia el sur, que está en pendiente y el colectivo no podía subir cuando llovía. “Hoy pueden caer 200 milímetros de agua y no se acumula”, dijo. Habló de la denominada Laguna Vélez Sarsfield, que provocaba anegamientos en casas del barrio. “Estudiamos cómo y a 450 metros pudimos pavimentar para que el agua vaya a una boca y no se inunde más”, dijo. Y también en calle Fray Luis Beltrán: “Decían que no tenía factibilidad pero llevamos el agua a tres lugares diferentes y dimos solución”, contó.

Entre otras obras citó la actual en cruces de Peatonal San Martín. “¿Cuántas veces se hizo?”, se preguntó sobre trabajos en distintas gestiones sobre mismos puntos. Se refirió al sistema de baldosas que se colocó la última vez. “Era muy linda pero no tenían carácter vial para soportar el transporte”, citó. Ahora, dijo, se está haciendo un pavimento que “va a perdurar”.

Arroyo también destacó la obra que se ejecuta en Avenida Constitución, desde Champagnat hacia el Oeste. Explicó que la capa de pavimento que se dispuso allí tiene 20 centímetros de espesor para soportar el transporte pesado. “No se rompe más”, auguró.

Comentá y expresate