No hay nada claro en el horizonte. Y eso es lo que señala en exclusiva para AHORA Maximiliano Montenegro en su análisis. “Todo apunta a que si esto no se define correctamente, vamos a un enfriamiento muy rápido de la economía y una aceleración inflacionaria”, vaticina el especialista.

Otra vez, detrás de los acontecimientos

“Aunque era la crónica de una salida anunciada, la renuncia este sábado de Martin Guzmán sorprendió al presidente de la Nación y una vez más Alberto Fernández corre detrás de los acontecimientos. Digo que era cantada la salida de Guzmán porque ya hace varios meses los dos principales socios político de Alberto Fernández en la coalición de gobierno, Cristina Fernandez de Hirchner y Sergio Massa pedían la renuncia de Martín Guzmán, incluso junto a gobernadores”, explica Maximiliano Montenegro.

image.png

Pese a esto, “hasta el último minuto Alberto Fernández seguía apoyando a Martín Guzmán y fue el propio Guzmán el que sorprendió al presidente anunciando su renuncia y annunciándola en simultàneo con el acto de Cristina en Ensenada”, describió.

“La situación es muy compleja porque el gobierno tiene que decidir ahora no solo el reemplazo de Guzmán sino además cuál va a ser el apoyo político para una redefinición de su gabinete”, anticipa el analista económico. “Y eso -agrega- es lo que va a tener que definirse el domingo a la tarde antes de que abran los mercados el lunes”.

“Habíamos contado que hace dos meses el presidente había recibido de Sergio Massa la propuesta de unificar todas las áreas de Economía, con la Secretaría de Hacienda, la Secretaría de Finanzas, y tambièn el área energética, clave por el tema de subsidios y había aceptado poder liderar ya sea esa área ampliada, o con una jefatura de gabinete, con alguien de su equipo económico que bien podría ser Martín Redrado en ese espacio”, afirmó Montenegro.

“Y sin embargo el presidente había rechazado esa posibilidad y había seguido apostando por Martín Guzmán. Y cuando Guzmán anuncia la posibilidad de renunciar pone el argumento de que si no hay un apoyo político de toda la coalición detrás del programa económico acordado con el FMI era muy difícil estabilizar la situación financiera y fundamentalmente cambiaria e inflacionaria”, agrega el especialista.

Pese a esas señales, “el presidente se encuentra con que no tiene definido el recambio de Guzmán. Es decir, no solamente no tiene la cobertura de las áreas técnicas, o la definición de un plan económico de estabilización alternativo, dentro del propio programa con el FMI no hay un programa que cambie las expectativas, y no tiene dialogado dentro de la coalición con Massa y con Cristina Fernádez de Kirchner el reemplazo del ministro de Economía y la redefinición de su gabinete”.

Momento de definiciones

“Es muy importante que la definición no solamente ratifique el rumbo del programa acordado con el FMI, sino que encuentre un aval político dentro de la coalición, fundamentalmente de Cristina Fernàndez de Kirchner. Es decir que esta fractura expuesta que hemos visto hasta ahora de alguna manera de paso a algún tipo de equipo economico o nuevo gabinete que tenga algún tipo de consenso dentro de la coaliciòn de gobierno, sino el lunes serà un dìa muy complejo”, reiteró Montenegro.

image.png

Para el analista, esto se va a “ver en dos factores fundamentalmente: por un lado, la brecha cambiaria, es decir, es muy posible que haya presiones fuertes para que los dólares libres sigan su camino ascendente y atención porque eso es un riesgo, porque cada vez que se amplía la brecha cambiaria se disparan las expectativas de devaluación del tipo de cambio oficial y detrás de eso las expectativas inflacionarias”.

“Y en segundo lugar -alerta- si no hay una definición clara de cuál es el rumbo económico, de como va seguir el acuerdo con el FMI, de quienes son los nuevos actores en el área económica, el lunes puede haber una paralización fuerte de las principales actividades económicas. Es decir, todas las empresas y comercios, grandes, pequeños y medianos se van a sentar sobre sus stocks, van a paralizar las ventas a sus clientes a la espera de una defnición de las reglas de juego, porque nadie quiere quedar descalzado, nadie quiere vender stock a un dólar que la semana pasada estaba en un valor, y que tal vez la semana siguiente puede pegar un salto, por el temor de lo que siempre ocurre en estos casos qué es lo que pasa cuando hay una corrida cambiaria, una brecha grande y una inflación importante, que pueda haber una crisis cambiaria que profundice màs la crisis”.

Por eso, Montenegro concluye que “es muy llamativo que con una crónica tan anunciada, con una salida tan anunciada del ministro, el presidente no haya previsto en los últimos meses un plan b. Si no hay definiciones claras a partir del lunes se vienen días difíciles, no solo por el dólar sino también por la economía real”.

https://graph.facebook.com/v8.0/instagram_oembed?url=https%3A%2F%2Fwww.instagram.com%2Fnuevelitoral%2F%3Futm_source%3Dig_embed&ig_rid=97eeb191-120d-46fc-95c8-09912b6c3dd2&access_token=EAAGZAH4sEtVABALxUBCULUO5ZCN8LvYmDbQrTg4rKiGe9dZA157vN8z7dGjTHdpQtYVpImIUOp4Siu63Cj2lJWU4AIu3nSF8UJBjFkZCx2jblOoLpZAwZCmQmJGPbRVNbQkLVfe0HBa63xWvjkvP8YlA4Ek9dD4MDpNOjTLTBZCjqAI52d4DRZAQUo5RX9zTiG8ZD
View this profile on Instagram

Canal Nueve Litoral (@nuevelitoral) • Instagram photos and videos

Comentá y expresate