La justicia dispuso el sobreseimiento definitivo de Ricardo Echegaray, que afrontaba una causa penal por supuesto enriquecimiento ilícito durante su gestión al frente de la AFIP en los gobiernos de Cristina Kirchner.

La resolución corresponde a la Sala I de la Cámara Federal porteña y tenía su origen en una denuncia presentada por el dirigente peronista Juan Ricardo Mussa.

En el expediente se volcaron resultados de la pesquisa que intentó determinar si en sus años de funcionario a cargo del organismo recaudador (1998 a 2014) había reflejado un incremento patrimonial compatible con la acusación que se le realizaba.

Para los jueces no aparecieron pruebas que permitieran confirmar esa hipótesis, por lo que en las últimas horas firmaron este sobreseimiento definitivo para el ex responsable de AFIP.

El juez federal Rodolfo Canicoba Corral había tomado la causa en sus orígenes y también sobreseyó a Echegaray al advertir que no había logrado elementos que permitieran sostener que había incrementado su patrimonio de manera sustancial. Esa decisión no fue apelada por el Ministerio y solo El fiscal del caso, Eduardo Taiano, no apeló la decisión.

En cambio fue la Oficina Anticorrupción la que recurrió el fallo al considerar que Canicoba Corral, que hace unos días acaba de anunciar su renuncia como juez, se había apresurado en dar por cerrado el caso.

Canicoba Corral ya había argumentado: “Con la totalidad de la prueba colectada (declaraciones juradas, escrituras públicas, informes de dominio, constancias de los registros públicos de diferentes provincias, movimientos bancarios, gastos de tarjetas de crédito, pólizas de seguro, etc.), la cantidad de años de investigación y la búsqueda de datos a través de los consumos y gastos perpetrados por el causante, nada se pudo concluir”, argumentó entonces el magistrado.

Comentá y expresate