miércoles 28 de septiembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Producción

Aceite de oliva: crece la producción del sudeste bonaerense con proyección internacional

"El consumo ha superado a la producción de aceite de oliva a nivel mundial", expresó la docente e investigadora  Beatríz Lupín.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
9 de septiembre de 2022 - 19:19

El consumo de oliva en nuestro país es de tan solo 0,15 kg por habitante al año mientras que el de girasol es de 5 kg. El poco consumo de este tipo de aceite se vuelve relevante cuando lo comparamos con el resto del mundo: Por ejemplo en España hablamos de 11,1 kilos por persona al año, en Italia: 8,1 y en Portugal: 7,4.

La producción y el consumo del aceite de oliva es objeto de una investigación que se lleva a cabo dentro de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Nacional de Mar del Plata, a cargo de la Licenciada en economía, docente e investigadora Beatríz Lupín.

Lupín, que además forma parte del grupo de Economía Agraria, dialogó en el programa Radial Espacio U (conducido por Jorge Fortezzini los Martes de 16 a 17 horas por Radio Universidad) sobre la producción del aceite de oliva en el sudoeste de la Provincia de Buenos Aires.

En cuanto a la situación de la producción de aceite de oliva a nivel mundial, Lupín explicó: “Según las últimas estadísticas publicadas por el Consejo Oleícola Internacional (COI), se puede observar un dato curioso que sucedió post pandemia: el consumo ha superado a la producción de aceite de oliva a nivel mundial, 3.2 toneladas es el consumo en el mundo mientras que la producción 3.1. Obviamente esta brecha se suple con el stock de años anteriores. Las causas de este fenómeno es que luego de la pandemia el consumo de todos los alimentos presenta dos grupos, uno que ha disminuido el poder adquisitivo y ha reducido el consumo y que debió sustituir alimentos de menor peso relativo económico y otro grupo que, alertados por la pandemia y en pos de llevar una vida más saludable y reforzar su sistema inmunitario, se volcaron por consumo de productos más saludables, entre ellos el aceite de oliva”.

Asimismo, destacó que “este aceite está recomendado en todos los modelos de dieta saludable porque está comprobado científicamente que tiene propiedades beneficiosas. Está comprobado que ayuda a prevenir ciertas enfermedades como las cardiovasculares y hay indicios de que sirve para cuidar al organismo de otras enfermedades”.

image.png

En referencia al consumo de este producto a nivel mundial, Lupín destacó: “Argentina en el periodo 2020 /2021, consumió 7.500 toneladas mientras que en Europa 1.505.000. Los mayores consumidores provienen de España, Grecia e Italia. Entonces si tomamos a los países productores y exportadores de aceite de oliva, Argentina participa con el 0.3% mientras que la Unión Europea un 7.5%. Estamos rezagados pero de todos modos Argentina es el primer productor y exportador de América del Sur y tiene un aceite de excelente calidad, comparable a los mejores del mundo”.

En cuanto a la investigación particular que se desarrolla desde la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, dijo:“Nuestro aceite de oliva, siempre hablamos del extra virgen, ha sido distinguido con un sello de calidad territorial otorgado en junio de este año. Empezamos a estudiar este tema por un proyecto del cual la Universidad del Sur era convocante y participamos investigadores de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Además participan también investigadores del INTA, de municipios y de la Cámara de Oleicultores. En ese marco hicimos una visita por las fincas olivícolas del cuyo, de Mendoza y nos comentaban que era extraño que el sudoeste bonaerense tenga aceite de tan buena calidad, porque se asocia con el cuyo y con otras provincias, como la rioja o Catamarca”.

Nuestro aceite de oliva, siempre hablamos del extra virgen, ha sido distinguido con un sello de calidad territorial otorgado en junio de este año.

En cuanto a las razones detrás del desarrollo productivo en el sudoeste bonaerense, la economista explicó que “se relaciona con la llegada de inmigrantes italianos, que en sus tierras natales tenían todas estas actividades olivícolas que nacieron en Creta, cerca del Mar Mediterráneo. Esta necesidad de replicar ese consumo cultural, ayudada por las condiciones climatológicas y demás permiten producir un aceite de oliva de excelente calidad. Ha sido galardonado nacional e internacionalmente, incluso por uno de los mayores productores de aceite de oliva de España en la ciudad de Jaén”.

Por esta razón, Argentina se posiciona fundamentalmente como exportador de aceite de oliva y, si bien se consiguen en nuestro mercado aceites de otras partes del mundo, Argentina es el principal exportador de América del sur. En el 2020 y 2021 se exportaron 23 mil toneladas y los destinos fueron España, Brasil y Estados Unidos. “En este contexto, el sudoeste bonaerense, representado por ciudades como Bahía Blanca, Carmen de Patagones, Coronel Dorrego, Coronel Rosales, Puán, Tres Arroyos, Necochea y San Cayetano, también se está posicionando. Aunque es más reciente que en otras partes del país, la actividad data ya desde la década del 40 y un dato de color es que Juan Duarte, el hermano de Evita es quien lleva los primeros olivos a esa región bonaerense. En la década del 90 hay una reactivación debido a una ley de promoción industrial y a aranceles a la importación y ahora es una actividad muy pujante en una zona agrícola ganadera y con tendencia a la desertificación”, expresó.

¿Por qué en Argentina no es tan frecuente su consumo?

Según explicó la investigadora, la diferencia que se observa entre el consumo de aceite de oliva que hacen los argentinos en comparación con los países europeos, no está únicamente relacionada con la diferencia de valor con otros aceites, sino que son varios los factores que inciden. Sobre este tema dijo: “Hay cuestiones de gusto y hábito, es un tema el sabor, el argentino prefiere sabores suaves y encuentra a los importados más fuertes e intensos. Todavía no estamos tan acostumbrados a su sabor y lo utilizamos para sazonar ensaladas o pastas, pero también se puede cocinar con aceite de oliva. Obviamente es bastante más caro que el aceite de girasol, aunque tiene mayor rendimiento. No se puede negar que lo económico influye y mucho. Cuando hice las investigaciones tomé los dos tipos de aceites de la misma marca, misma cantidad de contenido y la diferencia de precio era de un 600 %. También se da el caso de mucha gente lo guarda para grandes ocasiones o para hacer un regalo tipo souvenir: se lo considera como un producto Premium en Argentina”.

Mucha gente lo guarda para grandes ocasiones o para hacer un regalo tipo souvenir: se lo considera como un producto Premium en Argentina.

“Hicimos encuesta exploratoria en 2015 en Bahía Blanca, que por sus dimensiones era representativa del lugar geográfico y socioeconómico, y esas encuestas dieron lugar a otras en el 2017 donde seleccionamos los atributos del aceite que se habían destacado. También se hicieron en Bahía Blanca estudios cualitativos de grupos focales y demás, porque en este proyecto que se llamó “Desarrollo de olivos de sudoeste bonaerense”, que dirigió Lorena Tedesco de la Universidad del Sur, hubo sociólogos, ingenieros agrónomos, ingenieros químicos con estudios sensoriales y demás. Fue un trabajo interdisciplinario muy interesante y los atributos principales que direccionan el consumo fueron el sabor, el origen y justamente el envase . Con respecto al envase, la gente prefiere más el de vidrio al de plástico, incluso están dispuestos a pagar más por él. Respecto al sabor, prefirieron el suave, también dispuestos a pagar más y respecto al origen se prefirió elegir una con un sello que lo distinga territorialmente como aceite de la región, respecto a otras regiones del país o del exterior”, agregó.

La importancia de instalarlo como marca territorial

Sobre este aspecto relacionado con el turismo y el valor de la distinción territorial, Lupín explicó que “en el sudoeste bonaerense las empresas son familiares mayormente. Son hermosas visitas turísticas. También se venden en la ruta, con puestos y banderines de colores y allí se pueden conseguir productos regionales. En supermercados e incluso en Mar del Plata hay marcas de esa zona y el principal mercado del sudoeste bonaerense es el interno aunque se realizan, como en Cuyo, exportaciones”.

image.png

“Tenemos una Ley de 2013 que nombró al aceite de olivo como producto nacional. Coronel Dorrego, todos los años en el mes de abril, celebra la Fiesta Provincial del Olivo, donde ocurren grandes cocineros y chefs para enseñar y mostrar diferentes platos que se pueden realizar con aceite de oliva y atrae mucho turismo. Se está trabajando en un proyecto para construir una marca comercial territorial, por eso se hace el relevamiento. Todavía está en evaluación, porque este tipo de emprendimientos y certificación llevan un tiempo pero se está trabajando para crearla y ha trabajado el INTA con productores locales”.

En cuanto a la ciudad de Mar del Plata, Lupín destacó: “Puede ser que exista algún emprendimiento aislado, pero no hay todavía un nivel de producción relevante. Respecto de las condiciones de suelo y clima, si bien en nuestra ciudad son diferentes a las del sudoeste bonaerense, es probable que eso no sea limitante para que la ciudad produzca aceite de oliva”.

Fuente: Portal Universidad

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar