sábado 28 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
JUICIO EN DOLORES

Asesinato de Fernando Báez Sosa: el duro relato de un amigo y el papá de la novia

Lucas Filardi contó que le dieron "patadas en el pecho y en la cabeza" y el padre de Florencia dijo que su hija estuvo "un año sin salir de la habitación"

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Lucas Filardi, uno de los amigos de Fernando Báez Sosa que se encontraba con él la madrugada del crimen en Villa Gesell, declaró este martes que los rugbiers acusados de asesinarlo le dieron "primeramente piñas" y luego de que cayó al piso lo siguieron golpeando con "patadas en el pecho y en la cabeza".

"Había cuatro o cinco personas pegándole. Fue un instante que vino gente gritando y le pegaron, y se cae el piso. No hubo acto de defensa, fueron piñas. Eran seis, siete. Había tres o cuatro pegándole a Ferni, y un par evitando que nos acerquemos nosotros", aseguró el joven en la segunda audiencia del juicio que se lleva adelante ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Dolores.

Por otra parte, Oscar Rossi, el padre de la novia de Báez Sosa, dijo "no le deseo a nadie ver lo que yo vi en el cuerpo de Fer, acostado y esperando que lo ingresen a un cajón", al tiempo que aseguró que su hija "no está preparada para enfrentar el debate”.

El padre de Julieta fue el primer testigo en la segunda jornada del juicio que se les sigue a los rugbiers por el “homicidio calificado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas" del estudiante de abogacía y "lesiones leves" en el caso de sus amigos golpeados en el mismo episodio.

En su declaración, que comenzó a las 9.51, el hombre aseguró que su hija "emocionalmente no está preparada para enfrentar el juicio" y "todo lo que vivió" la noche del 18 de enero de 2020 en la puerta del boliche "Le Brique".

El hombre recordó la mañana de ese día, cuando Julieta lo llamó y le dijo que se encontraba en la fiscalía de Villa Gesell y Fernando en el hospital. "Se sacó emocionalmente" al enterarse de la muerte de Fernando, dijo respecto de su hija y luego recordó el momento en el que viajó desde Pinamar a Villa Gesell y vio el cuerpo del joven en la morgue.

"Les juro que no le deseo a nadie ver lo que yo vi en el cuerpo de Fer. Ni al peor animal en el medio del campo. A ningún papá le deseo ver a Fernando acostado y esperando que lo ingresen a un cajón", expresó ante los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores.

Luego mencionó que cuando llegó a la fiscalía, su hija tenía la camisa de Fernando, que entregó a la fiscal para realizar las pericias correspondientes de ADN. "Era una camisa que estaba rasgada", describió.

Rossi describió a Fernando como "una persona excelente, un ser humano extraordinario, más que compañero, más que amigo, brindado a todo", al igual que su grupo de amigos.

Sobre su hija, dijo que "permaneció un año sin salir de su habitación" debido a las secuelas emocionales que padeció.

El testimonio del padre de Julieta fue escuchado por los padres de la víctima, Graciela Sosa Osorio y Silvino Báez, quienes se encuentran en la sala de audiencias de los tribunales de Dolores, luego de que ayer declararan como testigos.

También, al igual que el lunes, están en el recinto los ocho imputados: Máximo Thomsen (23), Enzo Comelli (22), Matías Benicelli (23), Blas Cinalli (21), Ayrton Viollaz (23), y Luciano (21), Ciro (22) y Lucas Pertossi (23).

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar