miércoles 28 de septiembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
100 clubes de barrio

"Colorado el Trece", una historia de 100 clubes de barrio

La columna dominical en Ahora Mar del Plata de los Profesores de Historia, Eduardo Ferrer y Sebastián Ramirez.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
17 de septiembre de 2022 - 21:46

Por los Profesores Eduardo Ferrer y Sebastián Ramirez

El oeste de la ciudad de Mar del Plata comenzó a poblarse densamente desde inicios de la década del 40, aunque ya desde algunos lustros previos, ciertos ejes de viviendas se instalaron alrededor del corredor que tenía por destino la ruta 226. Allí crecieron varias instituciones que se convirtieron en centros de sociabilidad para un segmento de habitantes que veía de lejos el espacio céntrico. Entre ellos, se destacaron los clubes sociales y deportivos, algunos netamente barriales como El Pino, San Cayetano o La Juanita y otros muy destacados como Libertad o El Trece.

Éste último, hoy sobrevive aún más alejado, como perdido en una burbuja de tiempo. En su puerta no se puede estar parado más de tres minutos sin que él se acerque a recibirte. Y no fue esta la excepción, pautamos un encuentro y, como una postal típica del barrio, desde la esquina de Ituzaingó se asomó el rodado estilo inglés con el vecino elegido. Bolsa en manopara el puchero, al ingresar, nos recibió Raúl “Ajo” Larrea, como todos lo conocen.

En palabras del protagonista: “Nosotros ganamos varios campeonatos de fútbol infantil, pero a fines de los 90, todo se empezó a hacer más difícil en lo económico y ahora ya no se puede”. Colorean las palabras un paño borravino desgastado de una mesa de pool, escenario de las mil batallas, varias mesas y sillas distribuidas por el gran salón y una pintura gigante del renovado escudo del club, que agrega el contorno y eterno recuerdo de las Islas Malvinas.

La historia de la entidad se inicia en 1942, aunque el primer libro de actas se rubricó en marzo de 1944, con la elección de Guillermo Mendigochea como presidente. En aquellas reuniones iníciales preocupaban el estado del salón-bufet y la falta de mobiliario, para las celebraciones que animaban, entre otras, las orquestas bailables: “Nizzi”, “Seis Dedos” y “Aenece”. El conjunto de “Lopecito”, “Zapalita y los Diablos Rojos”, Enrique Mora y su típica, y la “Jazz de DualdeMaffía” se presentaban con singular éxito y precios accesibles.

Las fiestas nocturnas no cejaron en su continuidad, aunque también la luz del día permitió amenizar un domingo con danzas patrias en el salón de la avenida Luro al 6200 (sede fundacional). La juntada del barrio para bailar el “Pericón”, acercaba a los protagonistas para el 9 de Julio o el Día de la Bandera, así como en el mes de febrero se preparaban los disfraces del carnaval. En 1945 se eligió, como todos los años, a “Miss Trece”, correspondiéndole tal halago a la señorita Nelli Torrente.

De aquel ciclo naciente, se destacan dos hechos de intervención policial. El 29 de julio se realizó la denuncia a efectivos de la policía por el robo del escudo del club, que se encontraba en el frente del salón. En 1951, siendo presidente Carlos Cuzzoni, se produjo un acontecimiento que pudo haber terminado en tragedia, cuando el socio y propietario del salón, Félix Marcón, lo amenazó con un arma. En folio 99 del libro de actas de la institución decía que “el señor Félix Marcón, andando en horas de tarea, le hizo objeto de amenaza de armas, intimándole a la entrega del local que ocupa el club, acusándolo a él de ser el único culpable y responsable de todo lo que pueda suceder”.

La historia sentenció que luego ambos compartieron sendas asambleas de socios y, finalmente, el agresor terminó pidiendo aplausos para el agredido, por su fervorosa tarea al frente de la entidad y evitando su renuncia. El mismo presidente abonó de su peculio el costo de 3 meses de alquiler para evitar el traslado de El Trece a otro lugar, pero al no resultar suficiente, se remataron la mayoría de los bienes muebles para costear el resto de las deudas. Casi un año le llevó recuperarse del cataclismo económico e inaugurar la nueva sede en Ayacucho 7651.

La comisión directiva decidió, en su encuentro del 14 de noviembre, donar 65 libretas de ahorro a los estudiantes de una escuela vecina, cada una con 2 pesos. Curioso fue el detalle de los inventarios en la década, donde se describió con lujo de detalles la despensa de bebidas. A saber: 22 cajones de cerveza, 5 cajones de naranja “Bils”, 40 sifones, 20 botellas de “HesperidinaBagley”, 6 botellas de caña “Ponciano”, 24 de anís “Berger”, 20 envases de pepermint y 22 de guindado, grapa uva moscatel, caña durazno y los tradicionales “Fernet” y “Cinzano”. Complementado además por cigarrillos “Gavilán”, “Fontanares”, “Particulares”, “Carrington”, “Arizona”, “Columbia”.

No se puede escribir la historia de esta singular asociación, sin dejar de plasmar la vida de la familia Vecchiarelli dedicada a El Trece, cediendo, incluso, sus espacios hogareños para el bienestar del club. El pionero fue Miguel, durante años miembro de comisión directiva. Carlos fue, además de integrante de la organización, varias veces técnico, al igualque Francisco y Juan, el más talentoso deportista del linaje. Las mujeres de la familia también sumaron su aporte y en la refundación de 1953 apareció como vocal un ilustre personaje: el periodista Adalberto Vecchiarelli.

Desde lo estrictamente deportivo, el 26 de enero de 1964 se felicitó al capitán de primera división, en oportunidad de disputarse un encuentro por la Liga 9 de Julio, que correspondió en triunfo 2 a 1 para los rojiblancos. “Nuestro jugador Luis Rodríguez pidió la anulación de un gol propio sancionado por el juez, por entender, como caballero, que no fue legítimo. Este gesto que lo enaltece fue recibido con aplausos por parte del árbitro y los jugadores adversarios.”En el año 1969, llegó el hito más destacado en la historia de El Trece al consagrarse campeón del “Ciudad de Mar del Plata”. Allí alistó a H. Vecchiareli, Nievas y D’Ipólito, Chiarizzo y J. Vecchiarelli; Benítez, Brasile, Coronel, Giannini, Petel y Derbes; Gaiada, Mosca, Aren, Frascaro, Faliero y Acosta,bajo la conducción técnica de Carlos Vecchiarelli. Le ganó la final al club El Fortín, en la cancha de Ministerio, por 3 tantos a 1, con lujos y un poderío ofensivo tremendo; la suerte futbolística se fue apagando como la misma luz que ilumina al club; aunque todavía hoy, algún soñador siga abriendo sus puertas.

IMG-20190227-WA0089.jpg
20200127_001329.jpg
image.png
image.png
image.png

“El club es el encuentro del barrio, no sólo deportivo, sino de lo social”.

Sigamos protegiendo la historia y el presente de estos clubes.

También podés seguir las redes sociales de @100clubesdebarrio. Proyecto declarado de interés legislativo por la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar