miércoles 10 de julio de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
INSEGURIDAD

Crecieron más de 70% los delitos informáticos: cuáles son las modalidades más frecuentes

Los teléfonos y las computadoras son el canal que los delincuentes utilizan para cometer las defraudaciones, siempre apelando a distintos ardides.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Las defraudaciones informáticas crecieron en un año más de un 70% y se convierten en la modalidad de delito que mayor despegue ha tenido en los últimos tiempos, en este caso en el Departamento Judicial Mar del Plata.

Los registros que se llevan en el Ministerio Público Fiscal de esta jurisdicción, que tiene una unidad especial abocada a investigar estos delitos, dan cuenta de un primer semestre de este año que cerró con 1424 denuncias por este tipo de hechos contra las 831 que se habían registrado en igual período del año pasado.

Los medios digitales, la multipresencia de equipos y plataformas de comunicación y la amplia variedad de servicios que se ofrecen por esas vías son un caudal interminable para los delincuentes, que han encontrado una veta tras otra para que las víctimas caigan en sus cada vez más ingeniosos ardides.

Vale recordar aquel primer impulso que estas estafas tuvieron en tiempos de pandemia, cuando los programas de vacunación y la dependencia de las aplicaciones digitales abrió un camino de enormes resultados para los delincuentes informáticos. Así luego pasó con algunos servicios y otras variantes que recurren desde las redes sociales, el muy utilizado Whatsapp y la todavía vigente casilla de correo electrónico.

Las defraudaciones informáticas están contempladas en el artículo 173, inciso 16, del Código Penal, que contempla casos de quel que “defraudare a otro mediante cualquier técnica de manipulación informática que altere el normal funcionamiento de un sistema informático o la transmisión de datos”. Cierra el capítulo dedicado a Estafas y otras defraudaciones que prevé penas de un mes a seis años de prisión.

Con los datos señalados, se deduce que por día son ocho los ciudadanos del distrito que sufren alguno de estos ilícitos.

Se puede señalar que, en el transcurso de este año, se denunciaron distintas modalidades de engaño, pero mayormente pueden distinguirse dos supuestos que se repiten.

Así mencionan los casos denominados como “Phishing”, que apunta a engaños que se efectúan a través de sitios web simulados para que las víctimas ingresen los datos personales que otorgarían normalmente a una plataforma auténtica y autorizada (sea de una entidad privada o estatal).

Por lo general, el phishing se atribuye a los casos en que la víctima recibe un contacto mediante correo electrónico, que aparenta provenir de una entidad bancaria y que por razones de seguridad o mantenimiento (entre otras), solicita el ingreso al homebanking a través del mismo.

Otro ardid es desde los buscadores, donde se presta a confusión y el cliente de un banco ingresa a un sitio que parece pero no es el de la entidad en la que tiene cuenta. De esa manera se ingresa a otro portal que fue preparado para el ilícito con los datos que la propia víctima aporta.

image.png

Fuerte presencia tiene otro que propone descuentos para jubilados: Tanto en la red social Facebook como en Instagram, distintas víctimas han observado publicaciones de ofertas que simulaban ser de empresas que brindan servicios de streaming o Internet.

Cuando se establece el contacto se avanza con el engaño, simulando ser operadores en línea de esas supuestas empresas. De esa manera logran datos esenciales de los que serán engañados. Suelen requerir datos de cuentas bancarias o reclamar transferencias.

El informe destaca que con esta modalidad los autores lograron la obtención de préstamos bancarios, en muchos casos millonarios y cuyas víctimas resultan ser personas que sólo perciben una haberes jubilatorios, los cuales inmediatamente después de acreditarse, fueron transferidos a cuentas de terceros.

Vale recordar que en Mar del Plata se dieron casos que tuvieron trascendencia pública con dos instituciones educativas a las que los delincuentes lograron estafar. Ingresaron a sus cuentas bancarias y provocaron un perjuicio millonario. En uno de los casos se logró bloquear las transferencias que estaban haciendo los delincuentes y se pudo recuperar todo el dinero. En el otro, las pérdidas fueron totales, según se pudo conocer.

.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar