sábado 3 de diciembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Sociedad

Desalojo pacífico: las familias se retiraron del predio en el barrio Las Heras y se instalaron en la calle

Hay fuerte presencia policial. Los manifestantes se trasladaron a la avenida 39, decididos a esperar allí alguna propuesta del municipio como alternativa. "No tenemos dónde quedarnos ni un techo dónde dormir", dijeron. 

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El desalojo ordenado por la Justicia se llevó a cabo este jueves en forma pacífica y más de 50 familias que ocupaban los terrenos municipales desde hace casi dos semanas en el barrio Las Heras se retiraron del predio, pero se instalaron en la calle.

Con fuerte presencia policial, el desalojo comenzó a partir de las 8 de la mañana y se desarrolló sin incidentes. El municipio abrió una mesa de diálogo con una primera reunión prevista para este viernes.

Las familias que ocupaban los terrenos se retiraron por voluntad propia del predio y se instalaron con carpas y sus pertenencias en plena calle, sobre la avenida 39, decididos a esperar allí alguna propuesta del municipio como alternativa. "No tenemos dónde quedarnos ni un techo dónde dormir", dijeron.

"Se abrió un camino al diálogo, pero (los manifestantes) no se van a poder quedar acá", advirtió el subsecretario de Seguridad, Gustavo Jara.

La resolución del juez Saúl Errandonea se notificó ayer a los pocos ocupantes que permanecían en esas parcelas, donde durante estos días intentaron un loteo para subdividir parcelas entre los participantes de este intento e incluso avanzaron con primeros postes para sostener paneles de madera, paños de nylon o chapas con las que insinuaron las viviendas que pretendían construir en el lugar.

“No firmamos nada”, aseguraron a Ahora Mar del Plata algunos de los pocos que permanecían ayer en esas manzanas delimitadas por la Avenida Fortunato de la Plaza desde las intersecciones con Goñi y Reforma Universitaria. Un jefe policial de la zona fue el encargado de presentarles el escrito que avisaba de la intervención directa prevista para primera hora de hoy.

Los pocos que allí decidieron pernoctar en esta noche previa al desalojo estuvieron rodeados de móviles y personal policial. Durante todos estos días se dispuso una guardia permanente, en particular para cumplir con la resolución de Errandonea que exigía que no ingresen nuevos ocupantes al predio y que tampoco se permita la descarga de materiales para la construcción e viviendas.

Los que resistieron lo hicieron notar con carteles que colgaron en una de las esquinas, la más próxima al polideportivo. "No al desalojo", se leyó en el primero. Luego agregaron otro, sobre tela también, en el que pedían "reubicación de las personas a las que querés desalojar". El tercero era un insulto directo al intendente Guillermo Montenegro.

Fuentes del municipio aseguraron a Ahora Mar del Plata que pudieron advertir que permanecían en esas tierras muchos menos de los más de 150 censados a principios de la última semana, cuando comenzó la toma. En aquella oportunidad se relevaron 55 familias compuestas por unos 80 adultos y más de medio centenar de niños.

Ayer varios de los participantes de esta toma se habían ido temprano hasta el centro para sumarse a la movilización que, con apoyo de movimientos sociales, llegó hasta las puertas del municipio para repudiar el desalojo y exigir una mesa de diálogo con las autoridades comunales para buscar una solución a estas más de 50 familias que pretenden un lugar donde construir su casa.

El desalojo fue solicitado por Montenegro y respaldado por el fiscal Juan Pablo Lódola. Además de tratarse de tierras municipales, argumentaron que ese descampado lindero al polideportivo Las Heras corresponde a un espacio de “amortiguación hídrica” que daría respuestas al barrio frente a eventuales inundaciones.

El juez Errandonea rechazó la presentación de ambos funcionarios y abogó por una solución pacífica del conflicto. La apelación del jefe comunal y el fiscal tuvo mejor suerte en la Cámara de Apelaciones en lo Penal, donde el tribunal compuesto por Raúl Paolini y Pablo Poggetto hicieron lugar al pedido y ordenaron a su colega de primera instancia que instrumente el desalojo.

Esa resolución también deja explícitas las exigencias para ejecutar esa medida. En principio, con luz diurna y condiciones meteorológicas favorables. Luego fija otros requisitos y una sugerencia: el menor uso de la fuerza pública posible, además de disponer en el lugar de servicios médicos y de traslado en caso de emergencia y convocar a representantes de distintos organismos de Estado para seguir paso a paso ese despliegue.

requisitos desalojo.png

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar