miércoles 15 de mayo de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
DOLOR

El emotivo adiós de Abuelas a la marplatense Ledda Barreiro

“Partió sin el abrazo de su nieto”, indicaron en un texto de despedida para la “histórica responsable de la filial Mar del Plata”

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

“Con enorme tristeza”, Abuelas de Plaza de Mayo comunicó “el fallecimiento de Carmen Ledda Barreiro de Muñoz, histórica responsable de la filial Mar del Plata de Abuelas de Plaza de Mayo e integrante de nuestra Comisión Directiva”.

A modo de reseña, desde la entidad contaron que Ledda nació el 28 de marzo de 1935 en Mar del Plata. En la adolescencia, conoció al que sería su marido, Alberto Muñoz, con quien tuvieron tres hijos: Silvia, Alberto y Fabián. La vida de Ledda dio un vuelco cuando Silvia fue secuestrada, el 22 de diciembre de 1976, en La Plata, embarazada de dos meses. Al día siguiente, en la misma ciudad, fue secuestrado su compañero, Gastón Larrieu. Pensaban llamar Ramiro o Mariana al bebé que esperaban.

La joven, de 21 años, permaneció detenida en la Brigada de Investigaciones de La Plata, en el centro clandestino "Pozo de Arana", en la Comisaría 5ta, en "Pozo de Banfield" y posiblemente en "La Cacha". Su hijo o hija debió nacer en julio o agosto de 1977. La pareja y el niño o niña que debió nacer en cautiverio siguen desaparecidos.

Tras el secuestro de Silvia, la propia Ledda, junto con su esposo, fueron detenidos y torturados durante más de tres meses. También torturaron a su hijo menor, Fabián, de 9 años, porque no querían decir dónde estaban Silvia y Gastón. Poco después de su liberación, Ledda se sumó a las Abuelas de Plaza de Mayo y desde entonces se convirtió en una referente indiscutida de la organización y del movimiento de derechos humanos en Mar del Plata.

Además, destacaron que era una mujer de convicciones firmes, aguerrida, cocinera habilidosa, lectora voraz y amante del color rojo, esperó hasta su último aliento el abrazo tan soñado con su nieta o nieto. "Hoy saldríamos a la costa y, entre risas y de la mano, viviríamos por fin tanto tiempo perdido. Recuperaríamos también los ‘te quiero’. Te quiero siempre. Te sigo buscando", le escribió, en una carta, hace un par de años.

“Impotencia y sensación de injusticia es lo que nos causa esta despedida, como la de cada abuela que se va de este mundo sin poder encontrar a su nieto o nieta. Pero a la vez, tenemos la responsabilidad de continuar su lucha. Fabián Muñoz, el hijo menor de Ledda, hace tiempo se incorporó a la institución y hoy es uno de los responsables de la filial marplatense de Abuelas, al igual que otros familiares –hermanos/as, tíos/as, primos/as– que asumieron el legado de la búsqueda de sus seres queridos”, indicaron.

Lúcida, informada y atenta a la realidad, a la que siempre peleó para transformar, luego de una internación compleja, Ledda se fue rodeada del amor de su familia y de muchas y muchos compañeros de lucha”.

Desde Abuelas, “seguiremos buscando a su nieto o nieta, junto con Fabián y toda su familia, a quienes abrazamos fuerte en esta hora de tanto pesar”.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar