domingo 26 de mayo de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Iglesia

El Hogar de Cristo de Comunidades del Sur celebró su quinto aniversario

El administrador apostólico, Mons. Ernesto Giobando SJ, visitó por primera vez la sede y celebró allí la Eucaristía.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El Hogar de Cristo Comunidades del Sur – Don Orione, de la ciudad de Mar del Plata celebró el martes 7 de mayo su quinto aniversario con una misa presidida por el administrador apostólico de la diócesis, monseñor Ernesto Giobando SJ, y concelebrada por el párroco de Padre Pio, jurisdicción donde se encuentra el hogar, presbítero, Santiago Arriola, y el vicario Juan Marcos Degl'Innocenti.

El párroco dio la bienvenida a los presentes, a la vez que agradeció la presencia del administrador apostólico, quien visitó por primera vez el hogar y quien destacó que “es como sentirse en casa, ya que, como vicario de la Zona Flores, en Buenos Aires, acompañaba los Hogares de Cristo.”

“Al cantar ‘La vida como viene’, sabemos que la letra define el carácter de la institución, y precisamente así llegamos a la misa: como estamos. Y Jesús nos recibe en este gran hogar, que es la Iglesia”, agregó.

En la homilía, se refirió a la primera lectura del Libro de los Hechos y destacó: “Pablo y Silas la pasaron muy mal en esa prisión. Si bien no eran ladrones ni asesinos –solo eran discípulos- les tocó padecer, así como Jesús también pasó por el peor de los castigos. Los que seguimos a Jesús tenemos que estar dispuestos también a sufrir, porque Él sufrió por nosotros”.

image.png

Luego, el prelado señaló: “Quiero detenerme en la figura del carcelero, que es el que cuida que no te fugues y no salgas, ya que hoy muchas veces nosotros mismos tenemos un carcelero adentro que te esclaviza y te dice ‘no tenés salida’. ¡Qué difícil cuando nos convertimos en carceleros! Pero cuando entramos acá al Hogar vemos la imagen de la cruz con la cadena rota: ¡ahí está nuestra libertad!”.

“Así como Pablo y Silas cantaban a Dios en la prisión en medio de sus tormentos y sus cadenas se abrieron, hoy estamos acá alabando a Dios, porque Jesús vino a liberarnos de esas cadenas que nadie rompe y que son difíciles de romper cuando estamos solos, pero en este lugar estamos con otros, tenemos una familia”, manifestó.

“Y así-dijo- como este carcelero se convirtió, el carcelero que está adentro y que me esclaviza, o me impide soñar, se tiene que convertir. Para eso estamos en la mesa del encuentro, del perdón, de la resurrección y de la vida”.

Finalmente, recordó al sacerdote Carlos Mugica -a pocos días de celebrarse el 50° aniversario de su muerte- y pidió “que su testimonio y el de todos los que entregan su vida al servicio de los más pobres nos ayude a jugarnos por la liberación de nuestras vidas y de la de tantos que están necesitados de que el carcelero que está adentro se convierta y pueda creer en Jesús”.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar