miércoles 25 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
En Playa Grande

Encontró a un chico borracho, lo cuidó, tomó su celular y en el final de la historia los unía una pasión

El episodio ocurrió a la salida de una de las discotecas más concurridas por los jóvenes.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Fue todo a la salida de una discoteca de Playa Grande. Adentro se toma bastante y, afuera, el aire de mar suele golpear en la mandíbula. Le pasó a Ema, según figuraba en el perfil del teléfono que tenía en la mano cuando un grupo de pibes lo encontró tirado en el piso. “Todo duro”, según el diagnóstico de los propios protagonistas de esta historia que, como ellos mismos cuentan en redes sociales, tuvo “final feliz”.

Ya había luz de día, todos se iban de Ananá, en el complejo La Normandina. El pibe no reaccionaba y había quedado "solo y detonado", cuentan quienes se preocuparon por su situación e imaginaron la posibilidad de darle una mano, aun cuando le costaba hilvanar palabras.

“Buenassss, quién es Titi”, preguntaron gracias a que Ema tuvo suficiente resto para darles el teléfono , desbloquearlo y tirarles un contacto. Por eso bucearon entre sus grupos de Wapp en procura de alguien de su entorno que le diera una mano y se ocupe de él. “Lo estamos cuidando”, aclararon a la espera de que un amigo salga al cruce para rescatarlo.

Embed

No fue fácil. “Después de 80 vueltas pude contactarme con un amigo de Ema”, cuenta Fabru, el vocero de esta anécdota, que cita “otras 80 vueltas” hasta encontrarse con quien venía a buscar al amigo herido por la noche.

Con Ema algo mejor, los que hicieron el aguante y quien vino en su ayuda tuvieron que caminar “más de 30 cuadras” hasta que encontraron un taxi. Fabru cuenta y lamenta, en su publicación en Twitter, que quiso dejarle su cuenta de Instagram pero la batería dio el último suspiro.

“Ema, si ves esto, qué gira que te pegaste”, le escribió, un poco para ver si había posibilidad de rastrearlo por este medio y, al mismo tiempo, ponerle un título a esa salida que pudo haber terminado peor y terminó con una historia solidaria con mucha onda.

Hasta que entre las respuestas al tuit de Fabru, que son muchas y cargadas de elogios por la actitud que tuvo con sus amigos, aparece el tal Ema. “Aca estoyyy llege bien yo soy ema como me salvaste sino moria” (sic), le contestó para confirmar el final feliz y quedar en contacto.

El vínculo entre ambos jóvenes tenía, en el fondo, una pasión que los unía. Lo descubrió el propio Fabru. “¿Lo mejor? Ema es del Rojo, también”.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar