viernes 12 de julio de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Reclamos salariales

"Habrá medidas más fuertes", anticipan los trabajadores municipales tras el comienzo de la retención de tareas

Cristian Milasincic, secretario gremial del Sindicato de Trabajadores Municipales, graficó que "hay más de mil municipales por debajo de la líneas de los $300.000".

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Empleados municipales de General Pueyrredon comenzaron este miércoles una retención parcial de tareas que se extenderá hasta el lunes y dejará a la comuna con una reducción de los servicios habituales.

La medida de fuerza forma parte del plan de lucha que el Sindicato de Trabajadores Municipales (STM) lleva adelante en reclamo de una recomposición salarial.

Cristian Milasincic, secretario gremial del Sindicato de Trabajadores Municipales, graficó que "hay más de mil municipales por debajo de la líneas de los $300.000", y aclaró en Canal 8 que a través de una nota insistieron en que los reciba el intendente Guillermo Montenegro, donde anticiparon que efectuarán “una retención de tareas por tiempo parcial”, y que el viernes, entre las 9 y las 12, se hará una movilización en la puerta del palacio municipal.

La retención se hace de forma rotativa en distintas dependencias en un lapso de unas tres horas por cada trabajador que se plegó a la medida.

"Seguimos sin acercamientos, al igual que en marzo pasado, y queremos la convocatoria a una mesa paritaria. Venimos con un atraso del 50% y cuando el viernes den los nuevos índices de inflación estaremos un 60%, aproximadamente", expresó el gremialista.

"Si no tenemos respuestas habrá medidas más fuertes que afectarán los servicios de la ciudad", advirtieron.

La última nota dirigida al jefe comunal mencionó que la comisión directiva del gremio resolvió “cubrir las guardias mínimas para la prestación de los servicios esenciales del municipio” y “solicitar en forma urgente una reunión para reanudar el tratamiento de paritarias salariales” con la presencia del intendente.

En respuesta, el secretario de Legal, Técnica y Hacienda, Mauro Martinelli, le pidió al STM que aclare “qué alcance tiene la medida de acción directa” e indique la cantidad de horas por día y la modalidad con la que se llevará a cabo.

En esa línea, le preguntó “de qué modo se va a asegurar el funcionamiento del sistema educativo municipal en cuanto a la recepción de alumnos y dictado de clases; cuáles son los servicios que denomina esenciales y de qué modo se asegura la cobertura de guardias mínimas necesarias”, así como “la metodología con la que se dispuso la reprogramación de turnos otorgados en áreas que atienden vecinos con esta modalidad”.

Martinelli apuntó: “Todo lo anterior se solicita con identificación de los agentes que retendrán tareas en forma parcial y durante qué lapso de la jornada, a fin de evaluar de qué modo se afecta la efectiva prestación de servicios a los vecinos del Partido de General Pueyrredon”.

Los detalles de la negociación

La negociación entre el gremio y el Ejecutivo se estancó hace varios meses y el conflicto escaló más allá de la discusión salarial. Porque el intendente Guillermo Montenegro, entre otras medidas, presentó un proyecto aún en discusión para declarar “esenciales” a los municipales y de esa forma evitar las huelgas, que pasarían a ser ilegales.

“Hoy el bolsillo de los trabajadores municipales está depreciado más de un 50%. Esta pérdida del poder adquisitivo se torna insostenible, más teniendo en cuenta que el intendente aumenta las tasas muy por encima del índice inflacionario y a los privados los ajusta por inflación con aumentos superiores al 65%”, indicó el STM.

El conflicto se remonta al mes de abril cuando el gremio pidió una recomposición salarial del 35% y el Ejecutivo se plantó en 10%, cifra que finalmente otorgó por decreto.

Ante la falta de acuerdo, hubo un paro de 48 horas el 4 de abril y Montenegro resolvió descontarles el día a los trabajadores que se sumaron a la medida de fuerza.

En la misma línea, mediante otro acto administrativo, decidió eliminar el presentismo (cinco días hábiles de licencia por cuatrimestre con goce de haberes) para los agentes que se plieguen a este tipo de protestas.

¿Trabajadores esenciales?

Luego, el Ejecutivo presentó un proyecto, aún en tratamiento en el Concejo Deliberante, para declarar “esenciales” a los municipales. La iniciativa, en caso de transformarse en ordenanza, generaría que los trabajadores no puedan hacer paros.

Tras ese anuncio, el gremio anunció un plan de lucha “a matar o morir” y advirtió que “la paciencia se acabó”.

La medida de fuerza de este viernes es la segunda en una semana, ya que el viernes pasado hubo una acción similar, aunque incluyó toda la jornada laboral. Ese día, para el Ejecutivo municipal, la retención tuvo un “bajo acatamiento en líneas generales” mientras que para el Sindicato la adhesión llegó al 75%.

Al igual que la semana pasada, el Ejecutivo municipal confirmó que se aplicarán sanciones a los trabajadores que se adhieran a la retención de tareas, que “dependerán del tipo de incumplimiento”.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar