viernes 27 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Argentina Campeón del Mundo

La casa de Dibu Martínez, un altar donde llueven ofrendas en homenaje al héroe marplatense

Los vecinos multplican los mensajes de agradecimiento en la vivienda que construyó en un barrio privado. Este miércoles estará en la ciudad y le espera una recepción histórica en Las Toscas.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Es una ola de emociones y fanatismo imparable lo que se ha generado en esta ciudad no ya con el seleccionado argentino, motivo de fiesta interminable. La locura se multiplica por aquí con esta cercanía y familiaridad con Emiliano “Dibu” Martínez, el pibe que se empezó a formar en los potreros del puerto y hoy es campeón del mundo.

Y el mejor arquero del mundo, que no es un dato menor para este marplatense que siendo adolescente dio el salto desde el Colegio Sagrada Familia a los desafíos de la cultura inglesa, donde jugó una apuesta con el mismo coraje y decisión que hoy se planta ante los rivales para contener un penal o evitar un gol.

Ahora tiene un país que lo reconoce con un amor infinito y una ciudad que, además, lo empieza a sentir como su nuevo héroe. Lo espera para una recepción épica, como la que se ya se diseña para este miércoles por la tarde en Las Toscas. Pero le anticipa primeras señales con ofrendas como si fuera una deidad.

casa dibu 1.jpg

Lo saben bien algunos de sus familiares, que viven en la casa que el último año se construyó en un barrio privado. Algo que empezaron a percibir hace poco más de una semana, cuando “Dibu” fue determinante como pocas veces en la definición por penales ante Países Bajos.

Entonces llegaron las primeras cartas, remeras y carteles de agradecimiento que los vecinos, primero con timidez, luego ya con familiaridad, se encargaron de colgar en ventanas, pegar sobre puertas o dejar sobre el acceso principal.

La historia se repitió después de esta epopeya que fue la obtención del título mundial, logro en el que el arquero volvió a ser decisivo. Salvó el remate en el último minuto que pudo definir el partido en favor de Francia y luego atajó uno de los penales, para inclinar la balanza y esperar que sus compañeros convirtieran para que Argentina se quede con la Copa del Mundo.

“Gracias Dibu”, se repite en los carteles, donde unos se explayan más que otros. Se percibe esa letra infantil, propia de esos niños emocionados con su ídolo y vecino. El campeón del mundo vive ahí nomás, es de carne y hueso y en horas nomás lo tendrán en la ciudad, para un homenaje que sin dudas se perfila inolvidable e histórico para Mar del Plata.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar