miércoles 17 de abril de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
VIOLENCIA EN EL FÚTBOL

La pelea por el mando de la barra, la causa de la violencia entre hinchas de Aldosivi

Los tiros en la plaza de Gianelli y García Lorca son un capítulo más de una feroz interna que casi genera una tragedia

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

La feroz interna de la barrabrava de Aldosivi sigue sumando capítulos violentos. El último, que no terminó en una tragedia de milagro, se dio con una balacera ocurrida en una plaza ubicada en la esquina de las calles Gianelli y García Lorca.

Los problemas empezaron cuando un viejo barra de apellido Roldán que salió de la cárcel en los últimos tiempos tras varios años preso, decidió volver a tomar el control de la hinchada que hoy comanda un hombre apodado el “Narigón”.

La violencia se vio también en la tribuna del Minella, en el último partido de local de Aldosivi. Allí, la facción que quiere volver, tomó un paravalanchas sin permiso y fue retirada a los golpes. Después de la escaramuza, la parte disidente se retiró jurando venganza.

Según fuentes consultadas por Ahora Mar del Plata, “quieren desbancar al Narigón” y además "le balearon la casa" por lo cual tuvo que separarse de su familia, quedando solo en el hogar.

La quema de los coches de los jugadores y otro episodio violento sucedido en las puertas de la sede, son otros dos capítulos de la feroz interna que recrudece sin parar. En el último episodio resultaron heridos tres jóvenes de 20, 21 y 23 identificados como miembros de la barra oficial.

Si bien en un principio se sospechaba que había sido causado por una pelea con hinchas de Alvarado, que de a poco están “copando” barrios identificados con Aldosivi, el fiscal Leandro Arévalo confirmó que se trata de un litigio entre simpatizantes del “Tiburón”.

“Que alguien abra fuego donde hay niños es un demencial. Si le sumamos que hay familias, una murga y se arranca a agredir, es demencial por donde se lo mire”, reflexionó Arévalo en diálogo con Radio Brisas.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar