jueves 26 de enero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Un marplatense en un millón

Llevar luz a la oscuridad: las profesoras que dan yoga en la cárcel de Batán

Lorena y Paola enseñan esta disciplina de manera gratuita en las Unidades 15 y 50

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

"Ansu significa 'rayo de sol' y la idea era llevar luz a ese espacio que es bastante oscuro en muchos aspectos", revela Lorena, una de las profesoras de yoga que enseña esta disciplina de manera gratuita en la cárcel de Batán.

A las docentes las impulsó la "empatía" tras conocer la realidad de las unidades penales que funcionan en General Pueyrredon. Y se fueron rodeando de otros interesados en cambiar los días de los internos. En la actualidad son ocho los docentes que asisten gratuitamente y se involucran en dar un rato de bienestar.

image.png

"En la cárcel no hay posibilidad de elección. No había ninguna práctica de este tipo que tiene un montón de beneficios concretamente físicos e individuales", aseguran.

Paola, otra de las impulsoras de este proyecto cuenta que comenzaron en la unidad Nº15 con el apoyo de la ONG "Cambio de paso". "Es parte de un programa que tiene un equipo de rugby. Los internos deben tener varias condiciones para poder participar: trabajar, estudiar, tener buena conducta, entre otras. Eso nos facilitó la entrada a la cárcel", sostiene.

image.png

Y asevera que en la Unidad Nº50, de mujeres, "fue más difícil”. "Esto por cuestiones de la comunidad misma, son menos internas, la práctica es para todas o en realidad para aquellas que no tienen problemas de conducta. Ahora hay 25 mujeres que realizan yoga, hubo una selección para que no se desarrollen problemas".

Según revelan las docentes realizar estas prácticas "no les genera ningún beneficio en las causas que están cursando". Los que practican "lo hacen porque quieren" y no hay ningún tipo de "condicionamiento".

image.png

"La recepción que tuvimos fue muy buena, generamos una práctica y un momento de compartir a nivel experiencias. Nos quedamos un rato más siempre promovidas por la práctica. Algunos nos cuentan que duermen mejor, que pueden manejar emociones como el enojo, lo pueden llevar mejor. En el caso de los que juegan al rugby nos han contado que hacen ejercicios de respiración previo a jugar y eso para nosotras es un mimo al corazón", se enorgullece Lorena.

La importancia del Yoga en la cárcel

"El yoga promueve el autoconocimiento, el manejo de emociones. Propone instancias de concentración en un ámbito de encierro en el que las emociones están a flor de piel, en el que la agresión está presente. Las actividades son a veces restringidas y el yoga suma un montón a todo esto. El manejo de emociones a partir de la respiración, cuando podemos usarla a favor nos permite conectar con la calma. Esto es beneficioso, valioso, y ya se ha usado antes en unidades carcelarias y nos da un aval", comenta Paola.

image.png

La idea de Proyecto Ansu es crecer, pero para eso necesitan más docentes con ganas y compromiso. "Necesitamos llegar a más profes que se quieran sumar a brindar la práctica. Siempre buscando cumplir porque sabemos que ellos nos están esperando. No tenemos apoyo de ninguna institución, sabemos que invertimos tiempo y dinero propio", comenta Lorena.

Ellas mismas viajan en su auto para poder dar un poco de bienestar y cambiar la realidad de los internos. "Nos gustaría proyectarnos a otros ámbitos como es el centro de detención de menores, a hospitales y donde sea necesario", desearon las docentes.

Contacto:

INSTAGRAM: ansu.yoga

Mail: proyectoansu@gmail.com

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar