martes 9 de abril de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
EL VIERNES 9

Por qué esta nueva subasta pública de lotes de la Ex Villa de Paso puede hacer historia en la ciudad

Los martilleros que estarán a cargo del acto, creen que puede ser la despedida de un mecanismo de venta que se inició hace siglos. La mayoría de estas operaciones se realizan ahora con participación a distancia, vía electrónica. Son siete las parcelas con valores base desde 15,5 hasta 61,1 millones de pesos. Las tierras pertenecen al municipio.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El martillo está listo. Preparado para golpear una, dos… tres veces. ¡Vendido!, se advertirá a viva voz. Si hay compradores, si las cosas bien como se esperan, la subasta pública de siete lotes municipales donde durante décadas hubo una villa de emergencia podría ser, quizás, la última presencial en la historia de esta ciudad.

La cita es el próximo 9 de junio, en la sede del Colegio de Corredores y Martilleros Públicos, convertida en oportunidad para inversores y en un verdadero espectáculo dentro de este mercado, en este caso con acceso abierto a todo público, con la única exigencia de identificarse con documento.

“Podemos estar ante un momento histórico”, asegura César Antonio Berengeno (Reg. 3186), que llevará adelante esta subasta asistido por su colega Micaela Troglio (Reg. 3184). “Estos procesos se realizan cada vez más de manera electrónica”, explicaron a Ahora Mar del Plata.

Son parcelas 303 a 520 metros cuadrados repartidos en dos manzanas comprendidas entre las calles Paso, Las Heras, Larrea y Lamadrid. Sobrevivieron a un primer intento que se hizo el año pasado, oportunidad en la que solo uno de los terrenos encontró comprador. Este lunes, de 12 a 15, habrá exhibición de esas tierras a interesados. El momento más esperado llegará el próximo viernes, a las 9.30.

“El año pasado los valores altos fueron muy altos”, reconocen como una de las circunstancias que llevó a que las operaciones no fueran tantas como se pretendía. Y creen que esta vez, con una situación económica particular y siempre con precios en pesos, la posibilidad de tener interesados dispuestos a cerrar la operación es mucho más alta.

subasta.png

El lote más económico tiene un valor base de 15,5 millones de pesos. Traducido a dólar blue es un punto de partida apenas por encima de los 30.000 dólares para una sector geográfico de la ciudad donde casi no quedan baldíos, si se toma en cuenta a los barrios San Carlos, Los Troncos y Playa Grande. El más caro tiene una base de 61,1 millones, más del triple del más pequeño.

Como profesionales inmobiliarios le reconocen a esas ubicaciones un potencial aún mayor por los desarrollos proyectados en cercanías, entre ellos un complejo de seis torres y comercios frente al Golf Club, por Juan B. Justo, y otro muy importante y de neto perfil comercial en Manzana de los Circos.

Las particularidades de esta subasta pública hacen que la organización exija medidas importantes de seguridad en la sede de Bolívar 2958, donde después de muchísimo tiempo volverá a flamear la bandera roja de remate en la puerta.

subasta paso.jpg

“El pago de seña es contado y solo por transferencia electrónica”, aclara Berengeno sobre una operación que requiere al comprador tener ya tramitada y habilitada, con 48 horas de anticipación, esa operación ante su entidad bancaria. De tal manera que esa suma pase a cuenta del municipio casi al instante.

Las condiciones establecidas también implican que un mismo comprador no podrá quedarse con más de uno de estos siete lotes. Están calificados como R5, por lo que el único destino posible es el de vivienda particular. En el caso de las parcelas de 520 m2 hay margen para construcción de dos unidades en cada uno de ellos.

Berengeno, que será quien maneje el martillo y el ritmo de la subasta pública, se entusiasma con el significado que tiene esto que en otros tiempos se convertía casi en un encuentro familiar. Destaca el clima particular que se vive en esa oferta del inmueble, la búsqueda de involucrar al potencial comprador, incentivar la puja y competencia dentro de la sala cuando aparece más de un pretendiente y ese momento tan especial que llega cuando se logra cerrar la operación. “Es una magia”, asegura.

Temas
Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar