jueves 24 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Salud

¿Sirve hacer actividad física solo los fines de semana, en lugar de hacerla regularmente durante los 7 días?

Se publicaron el 5 de julio en JAMA Internal Medicine los resultados de una investigación en la que incluyeron a más de 350.000 adultos. Compararon los beneficios sobre la mortalidad de los individuos que realizan toda la actividad física semanal recomendada los fines de semana, con los que la hacen a lo largo de los 7 días.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Un «guerrero de fin de semana» es aquel individuo que, por tiempo o preferencia, realiza toda la actividad física semanal recomendada por la Organización Mundial de la Salud, en 1 o 2 sesiones, los fines de semana.

Se usó una gran cohorte prospectiva, con más de 350.000 participantes y alrededor de 21 muertes registradas, para comparar los beneficios del patrón de actividad física del «guerrero de fin de semana», versus una actividad física regular, versus inactividad física.

El patrón de actividad física del «guerrero de fin de semana», comparado con el de actividad física regular, se asocia a una disminución similar de la mortalidad por todas las causas, y por causas específicas como la cardiovascular y el cáncer, al compararlo con la población físicamente inactiva.

No se observaron diferencias estadísticamente significativas entre los «guerreros de fin de semana» y el grupo de actividad física regular, al comparar tiempos similares de actividad física de moderada y vigorosa intensidad.

Los adultos que hacen 150 o más minutos de actividad física semanal de moderada intensidad, o 75 o más de elevada intensidad, experimentan los mismos beneficios para la salud si lo distribuyen en 7 días, tanto como si lo hacen en 1 o 2 sesiones.

Esto quiere decir que el ejercicio siempre tiene beneficios, incluso para aquellas personas, que por falta de tiempo o preferencias, deciden hacer toda la actividad física semanal recomendada por la OMS en 1 o 2 días.

En este estudio, los beneficios de las personas que realizan actividad física, por sobre los que no, no fueron tan marcados. Esto puede recaer en la definición usada acá de «inactividad física», que incluyó a los individuos que no llegaban a la meta de la OMS, distinta a la de otros trabajos, en la que se la definió con mucho menos ejercicio.

image.png

¿Qué sabemos hasta ahora?

La actividad física está asociada con un menor riesgo de padecer enfermedades no transmisibles (ENT, o no comunicables), y de morir (2).

Estas enfermedades son responsables del 71% de las muertes que se producen en el mundo (41 millones). Entre estas, se incluyen la enfermedad cardiovascular, el cáncer, las enfermedades respiratorias y la diabetes: estas 4 enfermedades son responsables del 80% de las muertes por ENT.

Los hábitos o comportamientos modificables, como el consumo de tabaco y alcohol, las dietas no sanas, y la inactividad física aumentan el riesgo de padecer ENT.

También contribuyen a esta mortalidad distintos factores de riesgo metabólicos, tales como la hipertensión arterial, el sobrepeso y la obesidad, la hiperglucemia y el aumento de los lípidos en sangre.

Alrededor de 1,6 millones de muertes al año son atribuidas a la inactividad física. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó en el año 2020, para población adulta, de 150 a 300 minutos por semana de actividad física de moderada intensidad, o 75 a 150 minutos por semana de actividad física intensa, o una combinación equivalente de ambas.

Ya sea por cuestiones laborales, responsabilidades familiares o solo por preferencia, muchas personas no encuentran durante la semana el tiempo, ni la motivación, para hacer actividad física regularmente. Esto hace que esa parte sustancial de la población decida hacer su actividad física los sábados y/o domingos, en lugar de hacerlo 3 o 4 veces por semana. A estos, que practican con regularidad, fin de semana tras fin de semana, los llamamos los «guerreros de fin de semana», o «weekend warriors».

Estos hacen quizás la misma cantidad de ejercicio, que los que la hacen a lo largo de toda la semana (patrón de actividad física regular), pero en 1 o 2 sesiones (patrón de «guerrero de fin de semana»).

Este patrón, de una mayor intensidad y cantidad de ejercicio en 1 o 2 días semanales, hoy sabemos que se asocia a un mayor riesgo de lesiones musculares, óseas y articulares (3).

Un estudio británico, con casi 64.000 participantes adultos, encontró que el patrón de actividad física de «guerrero de fin de semana» se asoció con una mortalidad por todas las causas, 30% menor que la del grupo físicamente inactivo (-41% por causa cardiovascular, – 13% por cáncer).

Lo que no sabemos es si este patrón (1 a 2 sesiones por semana), tiene los mismos beneficios sobre la mortalidad que el clásico patrón de actividad física regular (3 o más sesiones por semana). Para responder esta interrogante, un grupo de científicos de distintas naciones (Brasil, Chile, Estados Unidos, Reino Unido, Suecia, Noruega, España y China) llevó adelante un estudio con más de 350.000 adultos.

image.png

El estudio

El objetivo fue examinar la asociación entre el patrón de «guerrero de fin de semana» y otros patrones de actividad física, con la mortalidad de todas las causas, y mortalidad de causas específicas.

La población evaluada fue una cohorte prospectiva, que incluyó 350.978 adultos que informaron su actividad física en la Encuesta Nacional de Salud de los Estados Unidos (US National Health Interview Survey), del 1997 al 2013. Los datos de los pacientes se relacionaron con Índice Nacional de Muertes (NDI, por su sigla en inglés), un registro de las defunciones con sus causas, disponible en los Estados Unidos.

Se los agrupó según su nivel de actividad física:

Físicamente inactivo (menos de 150 minutos por semana de actividad física de moderada a elevada intensidad). Esta es una diferencia con otros estudios, ya que los físicamente inactivos de este trabajo, no son tan físicamente inactivos (solo no llegan a la meta de la OMS).

Físicamente activo (150 o más minutos por semana de actividad física de moderada intensidad, o 75 o más minutos de elevada intensidad). Este grupo a su vez se dividió en 2 más:

1) «Guerreros de fin de semana». 1-2 sesiones de actividad física semanales.

2) Actividad física regular. 3 o más sesiones de actividad física por semana.

Luego a estos se los dividió por:

Frecuencia duración de la sesión (20 o menos minutos, >20-3O minutos, > 30-60 minutos, o > 60 minutos).

Intensidad de la actividad (0% si toda la actividad fue de moderada intensidad, 1-24%, 25-49%, 50-74%, 75-99%, y 100%, si todo el tiempo fue a elevada o vigorosa intensidad).

Se registró la edad, género, raza, etnia, estado civil, y el nivel educativo y de ingresos. Además, se consideró si fumaban, tomaban alcohol, y sus antecedentes médicos, y se hizo una encuesta en la que se les preguntó cómo se «sentían» respecto a su salud.

image.png

Los resultados: ¿Qué encontraron?

La población de estudio incluyó 350.978 adultos, con una edad media de 41.4 años, mitad hombres, mitad mujeres, con un 67.8% de blancos no hispanos. La media del seguimiento fue de 10.4 años.

Según su patrón de actividad física:

  • 190.080 (52.5%), eran físicamente inactivos
  • 150.906 (44.5%), hacían actividad física regularmente
  • 9992 (3%), eran «guerreros de fin de semana»

Se evaluaron 21.898 muertes (14.943 en el grupo físicamente inactivo): 4130 por enfermedad cardiovascular, 6034 por cáncer.

Al comparar con los individuos físicamente inactivos, los que hacían actividad física eran más jóvenes, los menos eran fumadores o tomaban alcohol, eran más educados, y tenían mayores ingresos. También tenían menos comorbilidades, y más definieron su salud como excelente o muy buena.

Los «guerreros de fin de semana» eran más jóvenes, con una mayoría de hombres, hispanos, con más fumadores, más sobrepeso y obesidad, y un menor nivel educativo y de ingresos.

La media de tiempo de actividad física por semana fue de 240 minutos para los «guerreros de fin de semana», versus 420 minutos para el grupo de actividad física regular.

Comparado con el grupo físicamente inactivo, la mortalidad por todas las causas de los «guerreros de fin de semana» fue un 8% menor (Hazard Ratio, HR, cociente de riesgo 0.92), versus un 15% menor (HR 0.85) para el grupo de actividad física regular.

Los hallazgos para la mortalidad de causas específicas fueron similares: para enfermedad cardiovascular, -13/% y -23%, para cáncer, -%6 y -12%, para «guerreros de fin de semana» y el grupo de actividad física regular, respectivamente.

Las diferencias no fueron estadísticamente significativas al comparar similares cantidades de ejercicio entre los grupos que hacían actividad física.

Al comparar a los »guerreros de fin de semana» con el grupo de actividad física regular, la mortalidad por todas las causas fue un 8% mayor, por enfermedad cardiovascular un 14% mayor, y por cáncer fue un 7% mayor para los «guerreros de fin de semana» (HR 1.08, 1.14 y 1.07 respectivamente). No hubo diferencias estadísticamente significativas entre estos.

Conclusiones: ¿Qué nos deja este estudio?

  • Se usó una gran cohorte prospectiva, con más de 350.000 participantes y alrededor de 21 muertes registradas.
  • El patrón de actividad física de «guerrero de fin de semana», comparado con el de actividad física regular, se asocia a una disminución similar de la mortalidad por todas las causas, y por causas específicas como la cardiovascular y el cáncer, al compararlo con la población físicamente inactiva.
  • No se observaron diferencias estadísticamente significativas entre los «guerreros de fin de semana» y el grupo de actividad física regular, al comparar tiempos similares de actividad física de moderada y vigorosa intensidad.
  • Los adultos que hacen 150 o más minutos de actividad física semanal de moderada intensidad, o 75 o más de elevada intensidad, experimentan los mismos beneficios para la salud, tanto si lo hacen a lo largo de la semana, como si lo concentran en 1 o 2 sesiones.
  • Esto quiere decir que el ejercicio siempre tiene beneficios, incluso para aquellas personas, que por falta de tiempo o preferencias, deciden hacer toda la actividad física semanal recomendada por la OMS en 1 o 2 días.
  • En este estudio, los beneficios de las personas que realizan actividad física, por sobre los que no, no fueron tan marcados como en otros. Esto puede recaer en la definición usada acá de «inactividad física», que incluyó a los individuos que no llegaban a la meta de la OMS, distinta a la de otros trabajos, en la que se la definió con mucho menos ejercicio.

Referencias

(1). https://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/fullarticle/2794038

(2). https://www.paho.org/es/temas/enfermedades-no-transmisibles

(3). https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/fitness/in-depth/overuse-injury/art-20045875

Para seguir en Instagram al autor: @ramiroherediaok

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar