sábado 26 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Tiene 27 años

Su novio la plantó en la boda y ella siguió con la fiesta: "No quería recordar ese día con tristeza"

"Gasté 14 mil dólares, no iba a dejar que todo se arruinara", aseguró Kayley Stead que se enteró por el llamado de la madre del novio.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El gran día de Kayley Stead estaba planeado para el 15 de septiembre, en el Oxwich Bay Hotel de Gales. La joven de 27 años había gastado unos 14 mil dólares para celebrar su casamiento con Kallum Norton con un mega evento. Pero esa mañana el sueño se hizo pedazos.

Según publicó Clarín, la noche anterior la pareja había arreglado no verse para respetar la tradición. Ella se fue a un AirBnB, celebrando con sus amigas más cercanas, mientras que el novio y sus padrinos de boda se quedaron en un motorhome cerca del salón.

Kayley amaneció feliz. Desayunó y recibió a la maquilladora, que para las 11 de la mañana ya la tenía preciosa como nunca. Faltaba una hora para la boda y fue entonces que sonó el teléfono. Atendió Jordie Cullen, una de las damas de honor, y del otro lado escuchó la voz del padre del novio...

En agosto del 2020 la pareja había decidido llevar su amor al altar, llevaban entonces algo más de dos años juntos y comenzaron a imaginar una fiesta completa en la que nada podía faltar. Gastaron mucho dinero para que la noche fuera perfecta. Tras dos años de preparativos, la fecha por fin llegó.

Kallum amaneció ansioso, tenso, algo no andaba bien. Salió del motorhome, le dijo a sus amigos y a su familia que iba a dar un paseo con el auto, pero las horas pasaban y no había novedades. En crisis, la mamá del novio llamó a Kayley. "Ella estaba llorando y me dijo que él había ido a dar un paseo en coche en las primeras horas de la mañana y que se había ido", contó la joven a The Sun. Pero en ese momento no pensó que podría escaparse, lo conocía bien, sólo estaba un poco nervioso, iba a volver. "Todavía tenía muchas esperanzas. A lo largo de nuestra relación él salió a caminar o a conducir para despejarse la cabeza muchas veces cuando estaba nervioso", explicó Kayley que confiaba en su hombre.

Fue la propia novia la que calmó a todos y continuó con los preparativos: "Durante un par de horas estuve segura de que él iba a venir y tranquilicé a las chicas. Sinceramente, no pensé que podría desaparecer”.

El teléfono suena. Jordie, que le había quitado el celular a la novia para evitar ponerla más nerviosa, contestó.

-"¿Hola?".

-"Soy el papá del novio. Llamo para decirte que él está bien, pero no va a venir. Lo siento pero está a cuatro horas de distancia".

Temblando, Jordie se acercó a la novia y le dijo que Kallum no vendría. Kayley lloró durante una hora.

Tenía los ojos hinchados de llorar, el maquillaje se había corrido por sus mejillas y el vestido blanco con el que se había imaginado entrando a su boda tantas veces, la miraba desde un costado, colgado en una percha. Pero algo la hizo reaccionar. Le dolía el alma pero no podía permitir que todo terminara así.

Fue al baño, se secó las lágrimas, se miró al espejo y se dijo: "Lo haré". Su corazón volvió a encenderse, le dijo a sus amigas que la fiesta no se suspendía: "Había gastado todo este dinero, esperaba con ansias la comida, un baile con mi papá, pasar tiempo con mi familia, entonces, ¿por qué no?", explicó.

La boda sin novio

"Esa pesadilla se convirtió en un día del que siempre estaré orgullosa", contó la joven galesa. "Realmente puedo mirar hacia atrás y sonreír porque siempre me recordará que no necesito el amor de otra persona para ser feliz”.

“No quería recordar el día como una completa tristeza. El fotógrafo me dijo: '¿Por qué no continúan, chicas? Has gastado todo este dinero, no lo vas a recuperar, todos tus invitados están acá”.

Las amigas de Kayley, incluida su hermana Katie, de 29 años, llamaron a los padrinos de boda y para decirles que no se fueran porque la boda se suspendía pero la fiesta se haría de todos modos.

Gran parte de los invitados no sabía nada de todo lo que había pasado, simplemente pensaban que la boda se había demorado y esperaban en la sala de ceremonias del Oxwich Bay Hotel. Y entonces llegaron las damas de honor y los padrinos para explicar que el único ausente de la fiesta sería el novio.

Hubo que cambiar el cartel de la entrada, en vez de "Señor y señora", pasó a ser "Kayley's Shindig". En lugar de compartir su primer baile con el novio, Kayley bailó con su papá, Brian, de 71 años, y sus hermanos Craig, de 47, Matthew, de 46, Gary, de 46 y otro Craig, de 43.

Incluso se dio el gusto de golpear el pastel de bodas porque le recordaba a Kallum.

"Siempre soñé con bailar con mi papá en mi boda", señaló Kayley, que agradeció el gesto de la familia y amigos del novio, que se quedaron al evento.

"No se escaparon, y lo habría entendido totalmente si lo hubieran hecho, pero me apoyaron. Todo el día dijimos que se sentía como un episodio de alguna serie".

"Hubo muchos momentos especiales, la entrada de mi boda, la caminata con las bengalas y el puñetazo en el pastel de bodas", recordó la joven que se convirtió en una especie de estrella viral. Fue invitada a programas de la TV británica, recibió donaciones para costear los gastos de su boda fallida y hasta se ganó un viaje en el ciclo "The Morning".

¿Kallum? Fue contactado por la prensa local, pero simplemente se limitó a decir que no quería decir nada sobre el tema.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar