martes 11 de junio de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
BRILLANTE CARRERA

Un argentino recibió el "Premio Nobel" de matemática: ¿Cuál es su relación con Mar del Plata?

El matemático Luis Caffarelli ganó el Premio Abel, entregado por Academia de Ciencias y Letras de Noruega. Su esposa y colega, Irene Martínez Gamba, es marplatense

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

El matemático argentino Luis Caffarelli, quien recibió el Premio Abel que otorga la Academia de Ciencias y Letras de Noruega, tiene una particular historia relacionada con Mar del Plata ya que su esposa, Irene Martínez Gamba, es marplatense.

Si bien se había definido su reconocimiento a fines de marzo, la entrega fue este lunes y estuvo presente el Ministro de Ciencia, Daniel Filmus. La ceremonia fue en la Universidad de Oslo y participaron también el Rey Harald V y el Ministro de Educación e Investigación, Ola Borten Moe, entre otras autoridades.

Caffarelli, que es Doctor en Ciencias Matemáticas por la Universidad de Buenos Aires (UBA), Investigador Correspondiente del CONICET y Profesor de la Universidad de Texas (EE.UU.), está casado con la matemática marplatense Martínez Gamba, con quien tuvo tres hijos que le dieron tres nietos. Ambos están radicados desde hace cuarenta años en Estados Unidos. No obstante, vuelven seguido a Argentina.

En su discurso, Caffarelli manifestó: “Es un profundo reconocimiento y estoy muy agradecido a la Academia y al Comité. Estuve inspirado por la elegancia de las matemáticas y su capacidad para resolver problemas, con el poder de transformar el mundo como lenguaje universal que son. Espero que estos colectivos continúen teniendo un impacto positivo en la sociedad”.

Seguidamente, Caffarelli expresó su agradecimiento a las diferentes instituciones en las que desempeñó su carrera y a los numerosos colaboradores y profesores, entre ellos su colega y esposa Irene Martínez Gamba, con quienes compartió el desarrollo de sus investigaciones, y sostuvo: “Quiero expresar mi profunda gratitud a las instituciones que me apoyaron en la carrera, entre ellos el Colegio Nacional de Buenos Aires y la Universidad de Buenos Aires. La educación pública fue excepcional y clave para mi formación. Mi llegada a Estados Unidos se dio también gracias a un programa de intercambio que funcionaba, luego de haber tenido una fuerte educación en Matemáticas en la Universidad de Buenos Aires”.

Por su parte, Filmus, expresó: “Es un enorme orgullo que Caffarelli destaque en cada entrevista, en cada declaración, su formación en la universidad pública (UBA) y su pertenencia al CONICET. Además, permanentemente colabora con el Programa RAICES ofreciendo ayuda y proponiendo caminos para la formación de nuestras investigadoras e investigadores en Estados Unidos. No solo se preocupa por investigar sino por ver cómo sus desarrollos aportan a la resolución de nuestros problemas como sociedad en aplicaciones concretas. Hoy prácticamente no hay disciplina que no requiera del aporte de las matemáticas para su desarrollo, y es por eso que necesitamos que la ciencia y la tecnología sea una política de Estado en nuestro país con financiamiento creciente, sostenido y federal. Este merecido premio Caffarelli representa una gran emoción para nuestro país”.

El Comité del premio, compuesto por cinco matemáticos de renombre internacional, recomendó la elección de Caffarelli por su destacado trabajo en el área de las ecuaciones diferenciales parciales que son herramientas utilizadas para modelar el mundo natural.

En la ceremonia estuvieron presentes el Rey de Noruega Harald V; el Ministro de Educación e Investigación, Ola Borten Moe; la titular de la Academia Lise Øvreås, y el Presidente del Comité del Premio Abel, Helge Holden, entre otras autoridades.

Por la noche, Filmus participó de la Cena de Gala ofrecida por el Gobierno de Noruega en el Castillo Akershus Fortress, donde ofreció un discurso en el que expresó: “Es un gran honor haber participado en la ceremonia de entrega del Premio Abel 2023 al Doctor Luis Caffarelli, galardón que lo convierte en el primer sudamericano en la historia en lograr tal reconocimiento. Quisiera destacar que, a pesar de su exitosa carrera en el exterior, Cafarelli nunca dejó de colaborar con su país, convirtiéndose en un verdadero embajador de la ciencia argentina en el mundo. También hay que destacar que en toda su trayectoria estuvo acompañado y apoyado por su colega y esposa Irene Martínez Gamba. A ella también queremos expresarle nuestro cariño y admiración. Agradezco en primer lugar a la Academia Noruega de Ciencias y Letras y la felicito por mantener la vigencia del Premio Abel, reconociendo la importancia y el aporte de las matemáticas al desarrollo de las ciencias”.

Filmus señaló que nuestro país “tiene una gran tradición científica que lo caracteriza como una de las naciones con mayor producción académica del hemisferio sur. Esta tradición le ha valido el reconocimiento internacional a muchos de sus mejores científicos. Tres de ellos, los doctores Bernardo Houssay, Luis Federico Leloir y Cesar Milstein obtuvieron el Nobel en disciplinas biomédicas. Estos galardones, no sólo son un valioso reconocimiento a la excelencia académica sino también al esfuerzo. Este es el mensaje que debemos transmitir a nuestros jóvenes. Impulsar su vocación y dedicación a la ciencia, es fundamental. No hay forma de imaginar el crecimiento y desarrollo de un país sin ciencia, tecnología e innovación. El objetivo es avanzar hacia nuevos conocimientos; entendiendo la importancia de la ciencia para resolver los problemas de la humanidad, lograr el bienestar de nuestros pueblos y afianzar La Paz y el humanismo a escala global”.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar