jueves 13 de junio de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Especial

Un marplatense en un millón: así hace funcionar uno de los relojes más antiguos de Mar del Plata

El bisabuelo de Marcelo instaló el reloj que está ubicado en el Centro Cultural Estación Terminal Sur. En él trabajaron también su abuelo, su padre y su hijo

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Por Ninela Teso

Todos los viernes Marcelo sube por las escaleras, toma la manivela y le da cuerda a uno de los relojes más antiguos de Mar del Plata, ubicado en el Centro Cultural Estación Terminal Sur, o más conocido como ex Terminal . Más de 100 años atrás su bisabuelo, parado en el mismo lugar, lo instalaba. También trabajaron en él su abuelo, su padre y su hijo. Se trata de cinco generaciones que marcaron el tiempo en la historia de la ciudad.

"Mi bisabuelo lo instaló en el año 1911, la terminal se había inaugurado en 1909. Era el jefe de relojeros del Ferrocarril del Sud y cuando se inauguró la terminal vino a colocarlo. El reloj ocupa toda la torre, cae con poleas de unos 10 metros o más . La maquinaria es una sola que está arriba y se cuatrifurca en los otros parantes. Esta pende de cables de acero y una pesa que una vez por semana hay que elevarla. Dura 8 días pero una vez por semana voy a darle cuerda ", comenta Marcelo Castelvetri , mientras suena de fondo un reloj cucú que tiene en su comercio ubicado en la Diagonal Pueyrredon y Belgrano.

image.png

Relojero de oficio y por descendencia, recuerda su infancia rodeado de despertadores con los que jugaba y que a los 15 años ya arreglaba como un profesional. "Mi abuelo tenía taller en mi casa, yo tenía 8 años y jugaba a armar y desarmar los relojes. A los 15 años ya era relojero, fue un oficio de toda la vida y siempre estaban los relojes en casa", recuerda.

El reloj de la ex Terminal, si bien es antiguo, no fue el más viejo que reparó. "Trabajé en uno que tenía 250 años. Es un desafío porque las piezas había que armarlas, hacerlas, tornearlas y buscarle alternativas. Pero siempre estos relojes se pueden reparar, los nuevos son otra cosa, no es comparable, tal vez yo sea más romántico pero lo antiguo es otra cosa", asegura convencido.

image.png

El reloj ubicado en Alberti y Sarmiento es totalmente original, todas sus piezas fueron conservadas salvo su manivela que no fue hallada cuando Marcelo comenzó a hacerse cargo del mantenimiento. "Está funcionando interrumpidamente desde que se inauguró. Lo distinto en esta historia es que lo colocó mi bisabuelo, mi abuelo lo siguió manteniendo y mi padre hasta el año 40 que pasó a ser Terminal de Ómnibus. A parte de mi familia también hubo otras personas que trabajaron ahí. Fue casualidad tal vez que al venirme a vivir a Mar del Plata, hace 40 años, me llamaran para ir a mantenerlo. No soy nacido acá pero viví más en esta ciudad que en cualquier otro lugar. Con todo gusto fui a verlo y a hacerle el mantenimiento, también trabajó mi hijo quien me acompañaba", revela Castelvetri.

image.png
Castelvetri junto a Emiliano, que es empleado de la relojería

Castelvetri junto a Emiliano, que es empleado de la relojería

"El Gillette & Johnston es un reloj mecánico que a veces tiene algunos segundos de diferencia, se le pone la manivela y se da cuerda. También realizo otro mantenimiento como lubricar partes y dejarlo funcionando correctamente. La idea es que no se frene porque eso sería un papelón", sostiene entre risas. Tiempo atrás, también trabajó en los otros relojes de la ciudad tan o más antiguos: el de la Catedral y el de la Municipalidad, al que luego de algunos años decidieron cambiar su maquinaria a una más moderna.

Marcelo asegura que "lo ha visto todo" en materia de relojes pero que sueña con subir y ver el funcionamiento del "Big Ben", que se encuentra en Londres. "Sería increíble verlo, se controla poniendo una moneda y debe ser una locura corregir eso. Eso es todo absolutamente original, los ingleses son muy conservadores. Cada época tiene algo distinto, la mecánica fue progresando, tengo que estar estudiando y averiguando cómo funciona cada cosa. Después de tantos años de trabajo, 37 , en esta relojería, creo que no me falta ver nada", expresa.

Otro viernes más, otra vez Marcelo hace girar esa manivela y en ella también se mueve un poco su historia. En esa esquina, tan concurrida de Mar del Plata, y en ese reloj se encuentra un rato con su bisabuelo, abuelo, su padre y su hijo.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar