sábado 19 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
100 clubes de barrio

"Un Tigre suelto ruge en el Puerto", una historia de 100 clubes de barrio

La columna dominical en Ahora Mar del Plata de los Profesores de Historia, Eduardo Ferrer y Sebastián Ramirez.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Por los Profesores Eduardo Ferrer y Sebastián Ramirez

Mucho antes de transformarse en la “avenida del pulover”, la traza que abrió Juan B. Justo debió soportar serias dificultades en su construcción, entre un terreno pedregoso, de difícil pasaje, y una senda que no aparecía recta. A inicios de la década del 20, el camino al puerto, casi concluido, pasaba a denominarse Boulevard Mar del Plata y, antes de cobrar su popularidad, fue bautizado con el nombre de avenida Cincuentenario.

A escasos metros de allí, pervivió durante varios lustros, una de las instituciones más destacadas de toda la barriada: el Club Atlético Tigre, de la cual, lamentablemente hoy, ya no quedan vestigios. De casaca azul con una franja roja en el pecho, a semejanza del Tigre de Victoria, tuvo una destacada vida social a su alrededor, y en los salones de su sede. Participó, en lo deportivo, de la Liga Independiente de los Barrios Zona Puerto, bajo la presidencia de José Romero. Un caballero absoluto que, según palabras de su hija, fue recto y de conducta intachable. En varias oportunidades, la honestidad de sus acciones le permitió, incluso, que los rivales lo eligieran para arbitrar los “matches” donde jugaba Tigre, hasta en los partidos clásicos.

El 19 de enero de 1957, a las 20:30 horas, se vivió un hecho de plena felicidad, al inaugurarse el edificio definitivo de la sede, en la calle Solís 4239. Para la oportunidad, se sirvió un vino de honor con un importante ágape preparado por las manos laboriosas de los organizadores.Antes de evocar la imponencia de aquella sede, la entidad deambuló por algunas secretarías de carácter provisorio destacándose, de ellas, el lugar fundacional en la calle Viamonte 4862.

Sin embargo, el dato más curioso fue la esfinge que se hallaba en su edificio, y que hacía detener la mirada de propios y extraños. Las fauces de un tigre amenazante, talladas en madera a una altura de cuatro metros, justo en la puerta de entrada, fueron la fachada de la entidad. Afirman, algunas voces, de aquél entonces, que frente a las reyertas que provocaba algún visitante, la Comisión Directiva hacía tronar fuerte unas bocinas con rugidos, colocadas en la misma boca del felino.

Era tan potente el ruido, que la parálisis momentánea de los asistentes permitía a los organizadores destrabar cualquier conflicto que se estuviera desarrollando. Más allá de eso, la calidez de la sede invitó a la reunión siempre, a través de los bailes y festivales, los segmentos lúdicos y las elecciones de reinas. La sociabilidad, alentada por grandes eventos, como almuerzos o largas partidas de cartas fueron, una vez más, la excusa principal para pasar las tardes en el club.

Se hizo fuerte de local, en la cancha donde hoy se encuentra la Escuela Secundaria n° 3, por la avenida Juan B. Justo frente a lo que eran, para la época, los galpones de la aceitera “Catuogno”, y a espaldas de las canteras. En esos partidos de “guapos”, el carácter de “Pepe” Romero se impuso por afabilidad y construcción de la autoridad, tal cual lo narra Noemí Romero, su hija: “Una vez le aplicó noventa y nueve fechas de suspensión a un jugador de nuestro Club, que le había metido un planchazo en la frente a un rival. Creo que le dolía hasta el alma sancionarlo, porque nuestro jugador era muy buena persona, un gigante con cara de gente simple, pero la conducta de mi papá le hacía imposible no otorgar justicia. Él no se podía permitir que los vecinos dijeran que lo había dejado pasar porque era de Tigre.”

No fue de extrañar y para alegría de muchos simpatizantes que, al finalizar los partidos, las madres del club agasajaran a los jugadores con “sándwiches” de mortadela, que sirvieron de método eficaz para apaciguar el hambre posterior. En octubre del año 1951 Tigre se clasificó campeón del “Torneo de los Barrios-Zona Puerto”. Así relató la crónica, uno de los matutinos marplatenses, de un torneo en el que intervinieron Banfield, Tigre, Peralta Ramos, Boca, Fangio, Fabripez y Torino.

“… se jugó ayer el último match del campeonato de los barrios del Puerto, enfrentándose Banfield y Peralta Ramos, se impuso este por 5 a 3, con lo cual Banfield perdió la oportunidad de adjudicarse el torneo, quedando clasificado subcampeón. El campeonato se lo ha adjudicado Tigre.”

Los partidos con Peralta Ramos fueron “durísimos”, con Güemes, siempre había mucha camaradería, pero con el Peralta siempre se ponía bravo, tanto en la cancha de ellos, como en la nuestra, comentan los ex jugadores del “felino”. El club de Mogotes movilizaba una enorme cantidad de hinchas y familiares, aunque todo terminaba en coloridas anécdotas de los vecinos del barrio que, durante la semana, volvían a saludarse con absoluta normalidad.

En diciembre de 1955, Tigre obtuvo otro halago deportivo al consagrase subcampeón de la segunda división del Torneo delos Barrios, zona puerto. La alineación estuvo integrada por Raimondi, Abrego, Turena, Manuel y Gregorio Ramos, Paleo, Storelli, Rodríguez, Luque, Bellini y Beruat. Completaban el equipo Galera, Mónaco y Carlos Ramos.

Todavía para el año 1971, aunque ya no con la participación activa en el ámbito deportivo, Tigre disputó los torneos de veteranos organizados por el club El Trece, resultando campeón en aquel año. Pareció querer estirar, desde el deseo y el recuerdo de los mejores años, el ocaso que comenzó a cernirse sobre la institución. Hoy, el portón azul de un depósito de mercaderías, es el mudo testigo de aquella historia que inició en la década del 40 y que, para mediados de los 50, se instaló en ese lugar para quedarse por 20 años. Allí arriba, rugió el tigre que se escuchó por todos los confines del puerto, para que el rojo y azul siga gritando campeón.

image.png
image.png
1955-2-12 Tigre segunda div La Mañana.JPG
1957-19-1 Tigre inaug su sede El Atlantico.JPG

“El club es el encuentro del barrio, no sólo deportivo, sino de lo social”.

Sigamos protegiendo la historia y el presente de estos clubes.

También podés seguir las redes sociales de @100clubesdebarrio. Proyecto declarado de interés legislativo por la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar