martes 16 de julio de 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
INSEGURIDAD

Vecinos del complejo de Juan B. Justo al 7.200 denuncian ola de robos: "Acá es a toda hora"

Se unieron los propietarios para reclamar más presencia policial. Dan cuenta de delitos que sufren de día y de noche. Aseguran que en una semana les robaron siete motos. "Que vuelva Gendarmería", reclaman.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Siete motos en una semana aseguran los vecinos que fueron robadas en el complejo de edificios de Avenida Juan B. Justo al 7.200 e inmediaciones, donde reclaman por mayor presencia policial y aseguran que no se quieren resignar a vivir con miedo a salir a la calle.

“La situación es bastante grave”, afirmó una propietaria, discapacitada y víctima de los delincuentes que le sacaron todo lo que tenía en su poder cuando subía a su automóvil “a plena luz del día”. “Después me lo quisieron abrir”, aseguró.

Como esta se repiten las historias que varían en nombre de víctima y lo que les han robado. Aunque el común denominador de todos en la sensación de inseguridad con la que afrontan el día a día.

Se trata, según explicaron, de un complejo con 53 departamentos. “Todos propietarios, todos trabajando”, aclararon sobre el perfil de quienes viven allí y sufren el accionar cotidiano de los ladrones.

“Acá es a toda hora”, insisten sobre los hechos que se repiten. Lo de las motos es una referencia de lo que ocurre, aunque las modalidades varían.

“Se llevaron un coche, y otros los rompen para abrirlos”, detallan los vecinos. Una mujer cuenta su experiencia: “Dos veces me quisieron robar y la tercera casi me dan un tiro”, aseguró a Teleocho Informa.

El pedido es de mayor seguridad y frente a patrulleros que recorren la zona, insistieron en que vuelvan fuerzas federales. “Cuando estuvo Gendarmería fue otra cosa”, aseguran de la experiencia de años anteriores.

En la actualidad, insisten, el panorama es tan complicado que les cuesta movilizarse. “Los remises no quieren entrar”, detallan. Y citan un extremo del delito que castiga a la zona: “La comisaría no tiene teléfono porque les robaron los cables”, contó un vecino.

Otra que vive en planta baja dice que escucha a los delincuentes cuando se arrima y organizan sus acciones. “Es apagar las luces y quedarnos callados”, reitera.

Entre otras medidas que hacen a las condiciones de seguridad mencionaron la iluminación pública. Un vecino contó que este martes fue al Centro de Ordenamiento y Monitoreo y a la tarde vino personal municipal a podar un árbol para favorecer una alcance más amplio de las luminarias.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar