miércoles 23 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Imágenes del COM

Video: cómo se sigue la toma de tierras del barrio Las Heras desde las cámaras de seguridad

En el Centro de Ordenamiento y Monitoreo se registran paso a paso los movimientos de los ocupantes de parcelas del municipio. Desde el gobierno local, con acompañamiento de fiscalía, ya se solicitó el desalojo judicial.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Desde el municipio siguen con inquietud lo que ocurre en las tierras ubicadas a la vera de la avenida Fortunato de la Plaza, entre Rufino Inda y Reforma Universitaria, donde desde este domingo se advierte la presencia de familias que manifestaron su decisión de instalarse allí para construir sus viviendas.

Se trata en este caso de lotes fiscales, propiedad de la comuna de General Pueyrredon, por lo que el propio intendente Guillermo Montenegro ya recurrió a tribunales para exigir que se disponga el inmediato desalojo de los intrusos y la restitución del inmueble al dominio municipal.

Los movimientos de quienes participan de lo que para la justicia es una usurpación de propiedad son seguidos por cámaras de seguridad dispuestas en la zona, de manera que quedan registros con valor probatorio para la causa judicial que debe resolver el juez Saúl Errandonea, en cuyo Juzgado de Garantías N°2 recayó la solicitud de lanzamiento elevada por el fiscal Juan Pablo Lódola.

Embed

Las autoridades municipales han advertido que esas tierras no están en condiciones para recibir construcciones porque están contempladas como una cuenta de amortiguación hidráulica, alternativa para eventuales inundaciones que se puedan dar en ese barrio.

El propio Lódola citó entre sus argumentos estas condiciones del suelo y por ende el riesgo que representaría para los ocupantes la decisión de levantar allí paredes y cimientos, considerados un verdadero peligro ante la endeblez de la superficie sobre la que se asentarían esas nuevas casas.

No es el primer caso de ocupación de tierras que se da en esa zona. En la mano de enfrente, en este caso sobre tierras privadas, avanzó una ola de ocupantes sin encontrar freno para levantar sus precarias construcciones. Ese fenómeno ganó extensión y cubre en la actualidad más de una decena de manzanas, casi hasta el límite con la villa deportiva del Club Kimberley.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar