miércoles 8 de febrero de 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Homenaje multitudinario

Video: la emoción de Beto, el papá de Dibu, al verlo llegar ovacionado por su ciudad

Beto Martínez se anticipó al arribo de su hijo y se quebró cuando lo vio subir al escenario y saludar a miles de marplatenses. "Esto es increíble", dijo.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Beto Martínez está bronceado. Se trajo en la piel el sol de Qatar. Pero en el corazón, la alegría de tener a un hijo campeón del mundo. "Esto es increíble", dice cuando mira sobre el paseo parquizado de Las Toscas y solo se ve gente y más gente. Un paño en celeste y blanco es esa pendiente, bastante salpicados por rojos y verdes que corresponden a camisetas de arquero. Sí, llevan el número 23 y el nombre Emiliano Martínez.

"Dibu no lo va a poder creer", palpita cuando otea a un lado y otro y ve tanta gente con carteles, con banderas y decenas de mensajes de agradecimiento para el que, además de ser su hijo, es desde este último domingo el "mejor arquero del mundo". "Ni en sueños se podía imaginar esto", dice a Ahora Mar del Plata.

Embed

Está acompañado por el ex intendente Daniel Katz y el concejal Vito Amalfitano, el mismo que presentó el proyecto para ponerle el nombre de su hijo al Estadio Mundialista. "Cómo no me va a emocionar", reconoce y se para cuando escucha las sirenas y la ovación de la gente, que ve llegar al nuevo ídolo que tienen estas playas y también el país.

"Olé, olé, olé, olé.... Dibuuu, Dibuuu", le cantan. De pie lo ve avanzar por el pasillo de honor que le forman para llegar al escenario, donde lo esperan chiquitos de divisiones infantiles de Urquiza, Talleres y San Isidro, los tres clubes en los que jugó aquí, además de otros de escuelitas de arqueros y de fútbol adaptado. Se tapa el rostro y se esfuerza para contener las lágrimas. Su pareja y allegados lo abrazan. Se recompone, mira y disfruta. Vive un momento increíble. Como ganar la Copa del Mundo, inolvidable.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar