martes 22 de noviembre de 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
En el Paseo Dávila

Video: una gran cantidad de botellas contamina la zona de La Perla

Se trata de botellas de plástico arrojadas sobre las rocas a la altura del Paseo Dávila, una de los lugares más elegidos por turistas y marplatenses

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora Mar Del Plata. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Una gran cantidad de botellas de plástico desparramadas en las rocas del Paseo Dávila contamina la zona de La Perla en Mar del Plata. Las botellas, ubicadas a pocos centímetros del mar, están a la vista de marplatenses y turistas que día a día recorren el lugar.

Luego de las tormentas que afectaron a Mar del Plata durante la tarde del martes y la madrugada del miércoles, los residuos terminaron en las rocas del Paseo Dávila, una zona muy concurrida durante el día y también durante la noche, cuando marplatenses y turistas disfrutan de una de las mejores vistas de la ciudad. También suele ser una zona elegida por los aficionados a la pesca.

Embed

La situación genera preocupación ya que el plástico es uno de los materiales más contaminantes para el mar. Se trata de un material que puede tardar hasta mil años en biodegradarse.

Un estudio de la prestigiosa revista Science cuantifica el plástico que llega a los océanos: más de 8 millones de toneladas de botellas de plástico en el mar cada año y se estima que en el año 2050 habrá en el mar más plásticos que peces.

Al mismo tiempo, las corrientes marinas que transportan los plásticos, el viento, la radiación solar y la acción del oleaje hacen que las botellas de plástico en el mar y otros residuos de este material se agrieten y se rompan en fragmentos cada vez menores, produciendo lo que se denominan microplásticos.

La cantidad de microplásticos en el océano es sumamente difícil de cuantificar. Son diminutos, muy difíciles de eliminar y pasan a formar parte de las redes tróficas marinas cuando son ingeridos por los peces. Además de incidir directamente en la mortalidad de animales marinos, también pueden tener efectos dañinos en los humanos que los consumimos.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te puede interesar