El presidente de la Nación, Alberto Fernández, confirmó que en varios departamentos de diez provincias que mantienen nivel de casos no modificarán la condición de aislamiento hasta el próximo 29 de noviembre, en tanto en el Área Metropolitana (Capital y GBA) pasó a situación de distanciamiento social, que permite más actividades, tanto económicas como sociales.

Además aseguró diez millones de dosis de la vacuna rusa -"Habrá acuerdo Estado/Estado", afirmó- que estarían disponibles en el país a partir de fines de diciembre próximo. Pero demás anticipó que están en diálogo con otros países y laboratorios para adquirir también otras variantes que se aprueben como prevención efectiva para el coronavirus.

"Las vacunas tienen por naturaleza nivel de calidad técnica y respaldo científico y tecnológico en todos los casos", insistió el mandatario en su intento de llevar tranquilidad al producto que se adquirirá para los argentinos. "Esperamos a fin de mes poder hablar de cómo será la vacunación", arriesgó.

alberto ginés.jpg

Esta apertura se aplicará a partir del próximo lunes y advirtió el jefe de Estado que este cambio “está lejos de dar por entendido que el problema está resuelto”. “El virus lo vamos a buscar”, dijo sobre una de sus muletillas desde el inicio de la pandemia.

Admitió que no modifica demasiado el escenario porque se fueron abriendo actividades durante los últimos meses, lo que generó mayor contacto entre los habitantes de estas comunidades. “Lo que autoriza es a circular sin la autorización que hoy se requiere para movilizarse en el AMBA”, afirmó. Y aclaró que el transporte público “seguirá reservado a trabajadores esenciales”.

Continuarán prohibidas las actividades en lugares cerrados y en cuanto al funcionamiento de bares, en el caso de Capital Federal, les permitirá funcionar al aire libre o -ya con autorización local en Capital Federal- con garantías de espacios ventilados.

"La idea del gobernador bonaerense es que los bares y restaurantes atiendan en la calle", señaló sobre lo que habló con Axel Kicillof y el jefe de Gobierno porteño, Rodríguez Larreta. "Lo que estamos de acuerdo es que esta situación no se nos vaya de las manos, y gracias a Dios ha funcionado", dijo Fernández.

Comentá y expresate