El flagelo de los bocinazos en la Argentina se cimienta en gran parte por el desconocimiento de los conductores sobre su uso: apenas uno de cada 10 conductores (el 9%) sabe cuándo debe utilizar la bocina. El dato surge de una encuesta nacional de Cecaitra.

Es habitual estar detenido en un semáforo y escuchar bocinazos cuando la luz cambia a verde o cuando otro conductor va a doblar y nos quiere avisar. También cuando hay un embotellamiento y es usada para “apurar” la marcha de los demás. Pero, ¿estas situaciones están contempladas en la normativa vial? ¿Cuándo debe usarse realmente esta herramienta de alerta?

placas bocinas 1.jpg
placas bocinas 2.jpg

El Observatorio Vial de la Cecaitra (cámara que nuclea a las empresas productoras de software vial) indagó durante marzo en más de 1.600 hogares acerca de lo que sabe la gente sobre esta temática. A cada consultado se le presentaron cuatro situaciones para que contestaran si estaba o no permitido el uso de la bocina en ellas. Sólo el 9 por ciento (1 de cada 10) logró responder las cuatro de forma.

A su vez, se les preguntó en cuál de las siguientes circunstancias podrían usar la bocina: cuando se circula por zonas rurales; en una situación peligrosa; para avisar a otro conductor una maniobra o para avisarle que el semáforo se encuentra habilitando el paso en luz verde. Siendo dos correctas y dos incorrectas.

Si bien la Ley de Tránsito nacional en su artículo 30 plantea en los requisitos para los automotores la obligatoriedad de una “bocina de sonoridad reglamentada” como dispositivo mínimo de seguridad, también expresa, en su artículo 48, que está prohibido “usar la bocina o señales acústicas; salvo en caso de peligro o en zona rural”.

En esa misma normativa vial nacional (artículo 42) también se enuncia que en caso de adelantamiento se “debe advertir al que le precede su intención de sobrepasarlo por medio de destellos de las luces frontales o la bocina en zona rural”. Es decir, que de los cuatro casos para el uso de la bocina que Cecaitra planteó a los consultados, solo dos eran correctos: el de la circulación por zonas rurales y el de la situación peligrosa.

Facundo Jaime, vocero del Observatorio Vial de la cámara expresó: “El desconocimiento de la Ley de Tránsito, más allá de poder vislumbrarse en este sondeo, se ve a diario en las calles. El mal uso de la bocina, que en la mayoría de las veces es utilizada con el propósito de apurar a los demás conductores, genera un tránsito alterado y cargado de ruidos que dificultan la conducción y contaminan auditivamente a los vecinos”.

Si se analizan los resultados de las dos situaciones permitidas, se puede observar que el uso de la bocina en zonas rurales, es altamente desconocido, ya que solamente el 26 por ciento respondió correctamente. El resto no sabía la respuesta o dijo que no se podía usar en esas zonas.

En el caso del uso para evitar una situación peligrosa, el conocimiento fue mayor: 8 de cada 10 (83 por ciento) contestaron correctamente, que sí se puede usar la bocina.

Teniendo en cuenta la reglamentación, queda totalmente descartada la posibilidad de usar la bocina para avisar al conductor de adelante que cambió el semáforo. En esta opción, 3 de cada 10 dijeron que sí se podía utilizar y un 12 por ciento ignoraba la respuesta. Al analizar las edades de los encuestados se logró percibir que, erróneamente, consideran que está permitido 4 de cada 10 jóvenes (un 43 por ciento) de 16 a 29 años pero el porcentaje disminuye al 22 por ciento en los conductores comprendidos entre los 30 y los 49 años.

En el caso del uso de la bocina para avisar antes de hacer una maniobra, también se notó un alto grado de desconocimiento, ya que menos de la mitad (47 por ciento) respondió correctamente. El resto, no sabía la respuesta o se volcó por la incorrecta.

“La conducción implica además de verificar el adecuado funcionamiento del vehículo y tener la documentación en regla, conocer la normativa vial. Ser un conductor responsable es estar bien informado para saber, sin dudar, lo que está permitido o prohibido. Si todos conocemos las leyes de tránsito, lograremos una circulación más segura”, finalizó Jaime.

Comentá y expresate