Leandro Somoza encontró su lugar en Aldosivi. Definitivamente, se adueñó del puesto de mediocampista central. Le llevó un tiempo lograrlo y tuvo que sortear dificultades: una estructura inicial que no lo favoreció y algunas lesiones que le negaron la continuidad, un factor indispensable para un jugador de 37 años. Pero en los últimos dos partidos se vio su mejor versión.

Muy claro con la pelota, efectivo en los pases y criterioso para limpiar la jugada, puso su lectura de juego al servicio del equipo. Por edad, no tiene el despliegue de Brum, pero recupera por su buena ubicación. Y se sabe que la pelota se termina de recuperar cuando el pase posterior al robo va dirigido a un compañero. Somoza está cumpliendo con esa premisa.

En el primer Aldosivi de la temporada, con Walter Perazzo como entrenador, compartía el mediocampo con Brum. Por características, no eran complementarios. Con dos "5" de corte defensivo, el equipo sintió la falta de juego. El que desactivó la dupla fue Carlos Orsi, en su interinato frente a Brown de Madryn. Luego, Álvarez nunca los juntó desde el inicio.

Parecía que el puesto quedaba para Brum. Pero tras el 3 a 3 ante Morón, Somoza y su claridad entraron por la ventana. Aldosivi descansa en la experiencia del ex Vélez y Boca, que sabe cuándo propiciar un ataque rápido y cuándo bajar el ritmo. Sin dudas, su nivel es una noticia tan buena como haber alcanzado la punta.

Comentá y expresate