Por Ricardo Juan

Luego de su gran trayectoria como jugador, en la que fue campeón con Vélez, Boca y Lanús, y en la que logró un ascenso con Aldosivi en el epílogo de su carrera, Leandro Somoza siguió ligado al fútbol como entrenador. Con un pensamiento claramente formador, en 2018, a los pocos meses de ascender con el “Tiburón”, empezó a trabajar en las inferiores de Lanús hasta transformarse en coordinador del club.

“Para mí, el fútbol en inferiores tiene que ser formativo. ¿Qué preparás, jugadores para ganar o para que lleguen a Primera? A mí me tocó jugar en Lanús y a su vez fui coordinador. Sigo pensando lo mismo: hay que formar jugadores. Es la mejor herramienta que le podemos dar al técnico de Primera. Un jugador bien formado, no un jugador campeón de Quinta, Sexta o Séptima”, declaró en una entrevista con “Simplemente baby fútbol”.

La tranquilidad del amateurismo duró poco. El llamado de Miguel Russo, quien lo había dirigido en Vélez, lo hizo volver a la adrenalina de la competencia. Somoza pasó a ser ayudante de campo del experimentado entrenador en su paso por Cerro Porteño de Paraguay. A los pocos meses recalaron en Boca, para un intenso ciclo que duró hasta agosto de 2021 (el equipo obtuvo dos campeonatos locales y fue semifinalista de la Copa Libertadores 2020 y cayó en octavos de final en 2021).

Independizado de Russo, su primera experiencia como entrenador principal fue en un convulsionado Rosario Central. Duró apenas diez partidos: el equipo mantuvo la dinámica negativa que traía con Cristian “Kily” González y Somoza no pudo torcer el rumbo: perdió cinco partidos, ganó tres y empató dos. Disconforme con la dirigencia, renunció el último 14 de junio, a menos de tres meses de asumir.

En Aldosivi, Somoza vuelve a asumir en un club convulsionado y golpeado. El equipo lleva diez partidos sin ganar, está en zona de descenso y acumula 418 minutos sin convertir goles. Aún no sumó de a tres en las cinco fechas disputadas en el actual torneo. El desafío es reconstruir un equipo que se desmoronó definitivamente tras la salida de Martín Palermo. Si bien el “Titán” se fue con tres derrotas consecutivas, su partida derivó en profundas modificaciones estructurales (cambio de mánager y salida del coordinador de inferiores junto a los entrenadores de su “riñón”).

¿Cuáles son los puntos de apoyo de Somoza en este contexto? Tiene la banca absoluta del presidente José Américo Moscuzza, quien se deshizo en elogios hacia el nuevo entrenador. "Somoza es una persona con experiencia, estuvo en grandes instituciones. A Leandro, ¿qué le vas a enseñar? Leandro es un fenómeno como persona”, dijo en la transmisión de Estación Vinilo (FM 89.1) tras la caída ante Patronato, cuando surgió el nombre del candidato.

Somoza es amigo de Santiago “Tanque” Silva, uno de los líderes del plantel, que en Mar del Plata volvió a sentirse pleno. Juntos, fueron campeones en Vélez, Boca y Lanús. Ahora se reencuentran en distintos roles, pero con un mismo objetivo: salvar a Aldosivi del descenso.

El “Flaco” también tendrá el soporte de su conocimiento con Diego “Pipa” Villar, quien dirigió al equipo de forma interina en los últimos cuatro partidos y forma parte de la estructura del club en las divisiones inferiores. Ambos fueron piezas clave del mediocampo del equipo que ascendió con Gustavo Álvarez.

Cuatro años después del ascenso, Somoza vuelve a Aldosivi en otro rol. Cuenta con la ventaja de conocer al club y llega para devolverle la paz que perdió en el último mes. Él también viene a recuperar la paz en Aldosivi, para poder desarrollar el proyecto que le quedó trunco en Rosario, donde las urgencias y las desprolijidades dirigenciales lo llevaron a tomar otro rumbo. Necesitará refuerzos y, sobre todo, retener a los que están, para poder reconstruir a un equipo que perdió todo el colchón de puntos que había cosechado con Palermo. Un gran desafío le espera.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate