Un cabo de la policía fue detenido acusado de haber violado a su expareja y a su propia hija, además de maltratar a sus hijos varones, según informaron fuentes policiales.

Así lo ordenó la jueza Penal N°3, Virginia Palacios, quien el martes pasado dispuso la detención y procesó al policía, de 39 años, por "abuso sexual con acceso carnal agravado por causar un grave daño a la salud y por el vínculo y lesiones agravadas por el vínculo y por mediar violencia de género", contra su expareja y madre de sus cuatro hijos.

La denuncia fue realizada por su expareja tras encontrar en su celular un video en el que se observa a la nena y a él en uno de los ataques.

También se lo acusa de "abuso sexual gravemente ultrajante agravado por causar grave daño a la salud, por el vínculo y el aprovechamiento de la convivencia preexistente" contra su hija de 13 años y por "lesiones agravadas por el vínculo en un contexto de maltrato infantil intrafamiliar" contra sus tres hijos varones.

El policía fue denunciado por su expareja, quien relató los ultrajes de los que fue víctima en su relación y que incluían el uso de las esposas reglamentarias y prácticas que le generaban severos daños físicos y la llevaron a estar internada con riesgo de aborto cuando cursaba el embarazo de uno de sus hijos.

La niña declaró en Cámara Gesell y reveló que su padre la abusó desde los 11 a los 13 años cuando se quedaba con él mientras sus hermanos iban a la escuela y su mamá a trabajar. “Me decía ‘sos mi segunda novia’”, detalló.

En cuanto a los niños varones, el detenido mantuvo un "despliegue de conductas propias del denominado maltrato infantil sometiéndolos a agresiones físicas, psicológicas y permanentes castigos", según indicó la jueza penal en su resolución.

El caso ocurrió en San Luis y generó conmoción entre los vecinos.

Comentá y expresate