La ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, afirmó que "la inflación es el peor impuesto a las familias más vulnerables" y se mostró dispuesta al diálogo con las organizaciones sociales. Sin embargo, consideró que "a veces la respuesta puede no ser la que uno espera".

Tras una semana de marchas y piquetes en reclamo de ayuda a los sectores más carecientes, que incluso se replicaron en Mar del Plata, y luego de que el presidente Mauricio Macri modificara el presupuesto de este año con el fin de aumentar la Asignación Universal por Hijo (AUH), la ministra aclaró que "décadas de pobreza estructural en la Argentina no se revierten de un día para el otro, ni hay recetas mágicas".

En una entrevista publicada este sábado en Infobae, Stanley afirmó que sigue apostando al diálogo con las agrupaciones que reclaman ayuda social, pero advirtió que "para dialogar hay que saber escuchar de los dos lados, hablar con la verdad y saber que a veces la respuesta puede ser la que uno espera. Y eso no debería obstruir el diálogo", dijo.

En cuanto al aumento de la AUH, sostuvo que "se enmarca en un conjunto de medidas que pone en el foco en trabajadores" para "acompañarlos a atravesar este momento difícil".

"Bajar la pobreza fue, es, y será, el objetivo" de las autoridades, según remarcó, y sostuvo que "Pobreza Cero, es un horizonte".

En ese sentido, argumentó que con el Ministerio de Producción y Trabajo han "ampliado la cantidad de productos del Programa Precios Cuidados", y lo han extendido a "autoservicios".

Comentá y expresate