Una adolescente de 16 años se suicidó en una estación de servicio tras los abusos sexuales a los que fue sometida por parte de su propio padre.

El hombre de 59 años, un exmiembro de la Prefectura Naval Argentina, fue detenido por orden de la jueza que tomó intervención en el caso. El hecho ocurrió en la localidad misionera de San Javier, en una estación de servicio YPF de la ruta 14 la altura del kilómetro 848.

Hasta ese lugar había llegado el hombre con su hija, quienes pararon con su vehículo a cargar nafta. En un descuido, la chica le robó el arma 9 milímetros reglamentaria que llevaba su progenitor, se dirigió hasta el baño del lugar y allí se disparó, según consignó el medio local Misiones Online.

Los empleados de la estación, alertados por el ruido, se acercaron hasta el baño y allí encontraron a la joven aún con signos vitales. De inmediato llamaron a una ambulancia y la trasladaron al Hospital Madariaga de Posadas. Sin embargo, pese a los esfuerzos de los profesionales por salvarle la vida, murió a las pocas horas. El parte médico detalló que la víctima presentaba pérdida de masa encefálica con orificio de entrada y salida de un proyectil.

La causa fue caratulada como "abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo" y recayó sobre el Juzgado de Instrucción N°5 de Leando N. Alem. Allí, tomó intervención la Jueza de instrucción Selva Raquel Zuetta, quien dispuso la detención del hombre luego de recibir los resultados de la autopsia de la adolescente, en donde además de encontrarle hematomas en los brazos y en la parte interna de los muslos de la víctima, se determinó que en el cuerpo había rastros de semen.

Según trascendió, el hombre, luego de haber trabajado en Prefectura, se dedicaba a ser prestamista. Por su parte la víctima vivía con su mamá y cursaba cuarto año de la secundaria. Ese día, la chica sólo había estado acompañada por su padre, quien la habría llevado a Posadas a hacer trámites y algunas compras.

Comentá y expresate