En el día de ayer, el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) estableció el aumento de las tarifas de electricidad que deben pagar las distribuidoras Edenor y Edesur. Además, la temporada de frío va llegando poco a poco, con las temperaturas que disminuyen gradualmente, y los meses en que oscurece más temprano e invitan a estar más adentro que afuera provocan un encendido de luces mucho mayor.

Por eso, es importante estar pendiente de las luces prendidas que se dejan prendidas, ya sea en las casas, lugares de trabajo, comercios, entre otros. Hay algunos tipos de luces que gastan mayor energía que otros, y también es clave saber cuáles demandan mayores y menos consumos.

image.png

En general, todas las bombillas tienen una vida útil, que se va gastando a medida que son utilizadas. Es decir, a medida que se encienden y se apagan.

Lámparas incandescentes

Las lámparas incandescentes es el tipo de bombilla convencional, la más antigua y utilizada. Este tipo de lámparas se usa para cualquier tipo de alumbrado donde no sea necesario un mantenimiento elevado, ya que su vida útil es corta. Suele emanar una luz menos eficiente, y el 90% de la energía que toman es calor.

Lámparas halógenas

También existen las lámparas halógenas, que son consideradas un avance tecnológico con respecto a las incandescentes convencionales. Tienen menores dimensiones que las anteriores, además de mayor vida útil y eficacia.

Se utilizan en lugares donde se necesiten luminarias de dimensiones reducidas, así como también donde sea preciso darle más fuera a la iluminación de una zona concreta. También se utilizan para espacios donde se requiera un encendido instantáneo, como la iluminación de seguridad.

image.png

Lámparas fluorescentes

También están las bombillas de luz fluorescente compacta (CFL), que ofrecen luz suave y cómoda. Tienen un alto rendimiento, que propicia el ahorro de energía y luz de larga duración. Estas bombillas son las lámparas de ahorro de energía más vendidas.

Las CFL suelen verse más afectadas por la cantidad de veces que se encienden y apagan. Por lo general, es posible prolongar más la vida útil de una bombilla CFL encendiéndola y apagándola con menos frecuencia que si simplemente la usa menos.

Dado que ya son muy eficientes, la rentabilidad de apagar las lámparas fluorescentes compactas para conservar energía es un poco más complicada. Una regla general que ofrece iProfesional es la siguiente:

  • Si estarás fuera de una habitación durante 15 minutos o menos, dejar encendida.
  • Si estarás fuera de una habitación durante más de 15 minutos, apagarla.

Lámparas LED

La luz LED es un dispositivo semiconductor sólido que convierte una corriente eléctrica entrante de intensidad leve en una luz de consumo reducido y altamente eficiente. Su vida útil no se ve afectada al encenderla y apagarla.

Esta característica le da a las LED varias ventajas distintas cuando se trata de operaciones. Por ejemplo, las LED tienen una ventaja cuando se usan junto con sensores de ocupación o sensores de luz diurna que dependen de la operación de encendido y apagado.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate