La economía argentina está en aprietos por diversas cuestiones, internas y externas. Pero la última subida de tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) para contener la inflación en ese país, trae aparejadas nuevas dificultades para la economía local.

Infobae recogió la opinión de algunos expertos y todos coinciden en que esta medida será perjudicial para Argentina, ya que seguirá promoviendo la salida de capitales de los mercados emergentes (denominado flight-to-quality) y debido al fortalecimiento del dólar, el peso continuará debilitándose, lo que presionará al alza la inflación.

Para la Argentina la suba de tasas de la Fed a un ritmo más acelerado no son buenas noticias. Significa que el proceso de reducción en la liquidez internacional será más rápido, lo que promoverá la salida de capitales de los mercados emergentes, el debilitamiento de las monedas en estos países y un deterioro en sus términos de intercambio por menores precios de las commodities”, indicó Eugenio Marí, economista jefe de la Fundación Libertad y Progreso.

"Con menores precios de nuestros productos de exportación, como la soja y el trigo, y una menor probabilidad de entrada de capitales, incluso especulativos, habrá mayores presiones sobre el esquema de control de cambios que lleva adelante el Banco Central y un mayor debilitamiento del peso, que se podrá traducir en mayor inflación”, agregó.

image.png

“Estamos entrando en el final del último ciclo de liquidez internacional y precios extraordinarios. Oportunidad que la Argentina no aprovechó para recomponer sus stocks de capital y realizar inversiones para el crecimiento futuro; en cambio, lo transitamos con mayor déficit fiscal y financiándolo con emisión. Hoy ya nos queda muy poco margen de maniobra, pero la situación actual debe servirnos de lección sobre la importancia de llevar adelante una política fiscal responsable, que permita ahorros en los tiempos de vacas gordas y de espacio para una política contracíclica cuando el escenario internacional se revierte”, culminó Marí.

Commodities, dólar y desaceleración

Juan Pablo Albornoz, de Ecolatina, también pintó un escenario pesimista vinculado a los precios de los commodities: “Por un lado, la suba de tasas continúa manteniendo al dólar en un nivel históricamente apreciado, lo cual suele correlacionar negativamente con los precios de los granos en particular y de las commodities en general. Por otro lado, las commodities no suelen reaccionar bien a desaceleraciones económicas, menos aún a recesiones”, analizó.

"La profundidad de la desaceleración o recesión económica que tenga lugar en Estados Unidos para poder calmar la inflación será muy importante para definir la dinámica que cobren las commodities", explicó.

Pero también concedió importancia a otros factores externos: "no hay que dejar de lado lo que suceda entre Rusia y Ucrania. Si llegasen a algún acuerdo para que Ucrania pueda dar salida a los stocks de granos que tiene retenidos por el conflicto bélico, eso podría sumarle una presión por el lado de la oferta al mercado y descomprimir precios”.

Por su parte, Paula Malinauskas, de la consultora LCG, dijo que "la suba de la tasa implica que haya una salida de capitales, porque cuando el Tesoro de Estados Unidos sube las tasas se aprecia el dólar respecto a las monedas del resto del mundo y quedan expuestas las economías con monedas menos fuertes, como las latinoamericanas".

“Por otro lado, considerando que las commodities cotizan en el mercado bursátil y su precio es fijado allí a nivel global, puede haber un efecto a mediano plazo que es la caída del precio de los bienes primarios, lo cual impacta en el precio de nuestros principales productos de exportación”, agregó la experta.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate