Con el objetivo de contener el avance del coronavirus en la Argentina y de reducir la circulación en el transporte público -considerado uno de los focos más sensibles de contagio- el Gobierno anunció que suspenderá desde el viernes los servicios de ómnibus y trenes de larga distancia y aviones de cabotaje hasta el 25 de marzo.

"Queremos desalentar el viaje del fin de semana largo.Muchos argentinos no han tomado conciencia de la situación crítica que vivimos", afirmó el ministro de Transporte, Mario Meoni.

Para evitar la circulación de personas en la vía pública, el Gobierno amplió el número de personas licenciadas para realizar trabajo a distancia en la administración pública nacional y reforzó el pedido para que la modalidad se aplique también en el sector privado.

Desde la Residencia Presidencial de Olivos, Alberto Fernández analizó la información que le transmitió su equipo y avaló los anuncios que, para que sean efectivos, se llevarán a cabo con un control férreo junto con la CNRT para que esto se cumpla tanto en el ámbito de la Ciudad como en el Gran Buenos Aires.

En este sentido, el intendente Guillermo Montenegro le había solicitado a los turistas que "no vengan a la ciudad" y adelantó que van "a ir tomando medidas más extremas para controlar la propagación del virus en la ciudad".

Comentá y expresate