La Academia Sueca anunció hoy que el premio Nobel de Literatura 2018 no se concederá este año sino el que viene, por primera vez en casi siete décadas, debido al escándalo sexual que se destapó recientemente dentro de esa institución.

"El premio Nobel 2018 de literatura se designará y anunciará al mismo tiempo que el galardonado de 2019", anunció la institución en un comunicado.

La Academia Sueca, fundada en 1786, ya había optado en siete ocasiones anteriores por suspender el premio: en 1915, 1919, 1925, 1926, 1927, 1936 y 1949.

"En cinco de estas ocasiones, el premio fue aplazado y entregado al mismo tiempo que el galardón del año siguiente", precisó la Academia en un comunicado.

La institución está sumida en una crisis desde noviembre, cuando, en el contexto de la campaña mundial contra los abusos sexuales, el diario sueco Dagens Nyheter publicó los testimonios de 18 mujeres que afirmaban haber sido violadas, agredidas sexualmente o acosadas por Jean-Claude Arnault, una influyente figura de la escena cultura sueca.

Los medios suecos aseguran que el hombre en cuestión incluso llegó a tocarle el trasero a la princesa heredera Victoria durante un evento. También se acusa a Arnault de haber filtrado varias veces el nombre del ganador del Nobel.

Arnault, el esposo francés de la poetisa y miembro de la Academia Katarina Frostenson, ha negado las acusaciones.

Estas revelaciones sembraron la discordia entre los 18 miembros de la Academia sobre cómo reaccionar y en las últimas semanas seis de ellos decidieron dimitir, incluida la secretaria permanente Sara Danius.

"Los miembros activos de la Academia Sueca son por supuesto plenamente conscientes de que la actual crisis de confianza representa un importante reto a largo plazo y requiere un trabajo sólido de reforma", afirmó el presidente permanente interino Anders Olsson, citado en el comunicado.

"Creemos que es necesario destinar tiempo a recuperar la confianza pública en la Academia antes de que se pueda anunciar el próximo ganador", afirmó.

La decisión fue apoyada desde la Fundación Nobel. "Su decisión subraya la gravedad de la situación y ayudará a salvaguardar la reputación a largo plazo del Premio Nobel", indicó. La Fundación administra la herencia del empresario Alfred Nobel, el creador de los galardones.

Por otro lado, la Casa Real sueca considera que la renuncia de varios miembros de la Academia pone en serio riesgo la capacidad que ésta tiene de "cumplir con sus tareas". El rey Carlos XVI instó a los miembros a asumir su responsabilidad y poner en primer plano los intereses de la institución. "He seguido con gran preocupación la situación en la Academia Sueca en el último tiempo", dijo el rey el miércoles. Ahora debe trabajar en calma para restablecer la confianza, añadió.

Fuente: La Nación

Comentá y expresate