Cada vez más argentinos están usando sus tarjetas de crédito para hacer consumos en moneda extranjera. Viajes al exterior, compras "puerta a puerta" en webs de afuera y abonos de streaming son los gastos más comunes que luego aparecen en el resumen alimentando el saldo en dólares.

Frente a esa deuda, que puede ser muy pesada para quien acaba de volver de vacaciones, la típica opción "salvavidas" es hacer el pago mínimo y refinanciar el resto en cuotas fijas en pesos con interés.

Pero si la idea es esforzarse por cancelar todo en un único pago, el cómo puede hacer la diferencia. Y es que, según de qué manera se elija pagar el saldo en dólares, los consumos terminarán teniendo un impacto muy diferente en el bolsillo.

¿Qué tan diferente? Por cada US$ 1.000 "tarjeteados" afuera, por ejemplo, es posible pagar esos mismos US$ 1.000, pero también hay formas de quedar al día por US$ 960, por US$ 915 o incluso por menos de US$ 890.

Semejante ahorro hoy se puede conseguir poniendo en práctica un truco 100% legal que logra aprovechar la creciente brecha cambiaria.

¿Qué opciones hay para cancelar el saldo en dólares y qué tipo de cambio se aplica?

Actualmente los usuarios de tarjetas de crédito emitidas en Argentina tienen permitido hacer pagos de bienes y servicios en el extranjero sin tope de montos. El único límite será el que haya definido el banco emisor en función de los ingresos y del historial crediticio de cada cliente.

Sin importar que las compras se hayan hecho en dólares, euros, libras, reales, pesos uruguayos o cualquier otra divisa, todos los consumos llegarán en el siguiente resumen expresados en dólares estadounidenses.

Entonces, el titular de la tarjeta tendrá dos grandes opciones para abonar esa parte de la liquidación:

1) Pagar con dólares. La persona echa mano a los ahorros que tiene "bajo el colchón" o en su cuenta bancaria, y deposita la cantidad de "verdes" que figura en el resumen.

2) Pagar con pesos. Para esto, el monto en dólares se convierte a pesos aplicando el tipo de cambio oficial del día más un recargo de 65%, compuesto por el "Impuesto PAIS" del 30% y por una percepción del 35% a cuenta de Ganancias y Bienes Personales.

En total, al escoger el pago pesificado, hoy por cada dólar gastado afuera se terminan abonando unos $ 212. Ese es el valor al que se suele llamar "dólar turista", "dólar tarjeta" o "dólar solidario". En cambio, si el pago se hace en dólares, el recargo del 65% no se aplica.

¿Hoy conviene pagar el saldo en moneda extranjera usando dólares o usando pesos?

La opción de pagar con pesos el saldo en dólares luce ahora como la más atractiva. Principalmente porque, en medio del cepo cambiario, permite acceder a dólares libremente al precio más bajo del mercado.

En los últimos días la brecha cambiaria se amplió tanto que, pese a tener un 65% de recargo, el tipo de cambio "turista" de $ 212 quedó muy retrasado frente a lo que vale comprar dólares sin límite en los demás mercados legales, como el MEP ($ 232) y el contado con liquidación (CCL, $ 240). La cotización "tarjeta" también es más barata que la del circuito informal o blue ($ 220).

Además, si se tiene en cuenta que la percepción del 35% luego se podrá recuperar, haciendo un trámite, finalmente se habrá conseguido abonar los gastos hechos en el extranjero a una cotización final de $ 167 por dólar.

En este marco, quien use dólares ahorrados para pagar la tarjeta luego necesitará gastar bastante más que eso para reponerlos, salvo que compre "dólar ahorro" por home banking, una opción que permite acceder a la cotización "solidaria" pero que tiene un tope de US$ 200 por mes y que para muchos está bloqueada.

¿Pero qué pasa si ahorré en dólares para afrontar los gastos en dólares?

Ahora bien, en muchos casos, de cara a un viaje al exterior la gente compra todos los dólares que puede antes de partir; y al regresar, sólo tiene esos "verdes" para pagar el resumen de la tarjeta. Con pesos no llegan a cubrir el monto.

Para esas situaciones, una oportunidad que resurgió recientemente consiste en no usar los dólares directamente, sino en hacer una especie de "rulo".

Se trata de una maniobra 100% legal que consiste en venderlos primero al precio de mercado de entre $ 220 y $ 240 para luego, con los pesos obtenidos, abonar la liquidación al tipo de cambio "solidario" de $ 212.

¿Cuántos dólares se pueden ahorrar con la maniobra?

Para cuantificar el beneficio se puede poner el ejemplo de una persona que estuvo de viaje afuera y recibe un resumen con US$ 1.000 de consumos. Esa deuda se puede cancelar, en principio, entregándole US$ 1.000 de ahorros al banco; o abonando unos $ 212 mil (al cambio "tarjeta" actual).

Ahora bien, si la persona sólo tuviera dólares para afrontar el gasto y realiza el "rulo", ¿cuántos "verdes" tendría que gastar para saldar la misma deuda? La respuesta dependerá de dónde los cambie a pesos: en qué mercado. Con las cotizaciones de cierre de este martes:

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate