Taxistas y remiseros repudiaron un fallo la Justicia Correccional de la ciudad en relación a un conductor de Uber, en donde se optó por no aplicar la sanción económica establecida por ordenanza. Los trabajadores fueron recibidos por intendente Carlos Arroyo y el secretario de Gobierno Alejandro Vicente.

Representantes de los trabajadores del volante fueron convocados al despacho del jefe comunal para plantear su preocupación. En la reunión también estuvo el presidente de la comisión de Transporte del Concejo Deliberante, Marcelo Carrara.

“La reunión se dio en virtud de la preocupación que han manifestado los taxistas y remiseros por un fallo en el cual la Justicia Correccional de Mar del Plata aplicó como sanción una tarea comunitaria a una persona que estaba transgrediendo la ordenanza 23928, que es la que establece la prohibición de realizar transporte de pasajeros dentro del General Pueyrredon sin la debida autorización de la Municipalidad”, señaló Vicente.

Para los taxistas y remiseros “de esta manera se ha sentado un precedente para el futuro”. “La Municipalidad reafirmó que continuará con los operativos de control, desalentando y atacando el transporte ilegal de pasajeros”, aseguró el funcionario.

“Ese fallo -si bien es cuestionable porque está por encima de lo que dice la Ordenanza- valida el acta de los inspectores de Tránsito y le dio legitimidad al accionar municipal. Sin embargo, en lugar de aplicar la sanción económica, se optó por una sanción más leve”, concluyó Vicente, quien recordó que –desde la comuna- ya hubo distintas reuniones con los choferes de taxis y remises, siempre con la firme convicción de combatir el transporte ilegal de personas.

Comentá y expresate