Un hombre de 60 años creyó que tenía apenas un dolor de estómago y decidió irse a dormir. A la mañana siguiente, su esposa lo encontró muerto. Horas más tarde los médicos confirmaron que había fallecido por coronavirus.

El hecho ocurrió en el Reino Unido y tuco como víctima a David Hayman, un hombre de 60 años se enfermó hacía unas semanas. En un inicio, tanto sus familiares como él mismo creyeron que se trataba de un virus estomacal, por lo que no le dieron mucha importancia.

Ni su hija, Michelle Keen, ni él, ni su esposa Diane habían tenido síntomas de COVID-19 como para justificar la visita a un médico o incluso hacerse un test para sacarse la duda al respecto.

Sin embargo, empezaron a tener un poco de tos dentro de la casa pero nada que los preocupara demasiado. Luego de haber empezado a sentir un pequeño dolor de estómago, David decidió irse a dormir.

Minutos más tarde, su esposa Diane lo acompañó. A la mañana siguiente, cuando ella se despertó, descubrió que su esposo había fallecido mientras dormía. Días más tarde, la autopsia correspondiente reveló que David estaba contagiado de coronavirus.

Michelle, la joven de 37 años hija de David, expresó que ”no tenían idea de que era COVID”. ”Ninguno tenía síntomas, solo teníamos tos”, completó. ”Empezaron a sentirse un poco mejor pero cuando mamá despertó lo encontró muerto”, agregó.

”Logramos convencer a mamá de que se hiciera un chequeo al día siguiente y el médico le dijo que sus niveles de oxígeno eran tan bajos que era un milagro que a ella no le hubiera pasado lo mismo”, sentenció la joven.

Comentá y expresate