El jefe de la delegación del gobierno venezolano en el diálogo con la oposición que se desarrolla en México, Jorge Rodríguez, anunció que el chavismo decidió incorporar al empresario colombiano Alex Saab en las negociaciones.

Saab fue detenido en 2020 en Cabo Verde por una orden de arresto internacional debido a los cargos impuestos por Estados Unidos por lavado de activos.

Rodríguez anunció en la Asamblea Nacional "la decisión de incorporar al diplomático venezolano Álex Saab como miembro pleno de la delegación del Gobierno bolivariano".

Hasta ahora, hubo dos rondas de negociaciones en este intento: la primera fue entre el 13 y el 16 de agosto y la segunda entre el 3 y el 6 de septiembre. Se espera que las delegaciones vuelvan a encontrarse en México entre el 24 y el 27 de septiembre.

Alex Saab fue detenido en junio del 2020 luego de que el avión en que viajaba realizara una escala en Cabo Verde por la demanda de Estados Unidos a través de la Interpol. Al empresario se lo acusa de lavado de dinero y por ser el presunto testaferro del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Desde el régimen chavista denuncian que la detención de Saab rompió "normas internacionales", "violó derechos humanos" y que el colombiano se encontraba "secuestrado en una cárcel internacional".

Hace unas semanas, las autoridades de Cabo Verde declararon como constitucional el pedido de extradición de Saab hacia Estados Unidos.

La respuesta de la oposición

Esta decisión del chavismo intensifica la tensión entre las partes del diálogo. La Plataforma Unitaria de Venezuela publicó un comunicado en donde afirma que esta incorporación "corresponde a una estrategia de defensa del régimen ante el proceso judicial entre dos países con separación de poderes y democracia, cuyos órganos jurisdiccionales siguen un proceso de extradición".

A pesar de que el comunicado asegura que la oposición no va a tener distracciones de su agenda central del proceso en México, le pidió a Noruega, el país mediador de las negociaciones, “que garantice el cumplimiento por parte de la delegación del régimen de las normas de reserva acordadas que rigen el proceso

Embed

Diversos analistas políticos afirman que la jugada de hacer esta incorporación polémica del gobierno de Maduro corresponde a las intenciones de frenar las negociaciones actuales, incitando a la delegación opositora a levantarse de la mesa de diálogo.

Aún resta saber si Noruega aceptará que Saab se incorpore a las negociaciones. De ser así, podría poner en una situación complicada a la oposición, que, de levantarse de la mesa diálogo, volvería a Venezuela sin garantías para las elecciones regionales y locales de noviembre, el primer objetivo.

Comentá y expresate