Momentos de suma tensión se vivieron este viernes en una parrilla marplatense cuando llegaron los inspectores de la Municipalidad para evitar que los encargados del restaurante cocinen en la vereda, como ocurrió ayer, y atiendan a los clientes a la vista de todos.

El dueño de la parrilla Los Cardales -ubicada en Marcelo T. de Alvear y Solis- grabó con su teléfono celular a los inspectores que llegaron al local para advertirle que no está permitido cocinar en la vereda.

"Es un acto público, lo podés filmar. Los que están en infracción son ustedes, no nosotros", le dijo uno de los inspectores al dueño. La charla fue subiendo de tono con el correr de los minutos. Otro de los inspectores intentó apaciguar los ánimos: "Venimos a dialogar, la idea es que desarrollen la actividad dentro del comercio y no en la vereda. Ayer estaban en la vereda".

El dueño de la parrilla no se quedó callado: "Es una manifestación de protesta, por eso lo hacemos, nos están cagando la vida". "La pandemia, no nosotros", retrucó el inspector. "La pandemia no, los genios que dirigen este país. Estamos fundidos. Estamos tan calientes que vamos a hacer lo que queremos, que nos vengan a sacar con las armas", disparó el parrillero.

Embed

Ayer, los encargados de la parrilla sacaron los hornos y quemadores portátiles a la vereda y cocinaron en la puerta del restaurante.La convocatoria fue lanzada en las redes sociales y tuvo buena aceptación. Ayer al mediodía, varios clientes fueron a comprar un choripán y un sanguche de vacío. La particular modalidad para cocinar y atender a los clientes se repetirá este viernes, pese a la advertencia de los inspectores.

"Ustedes ahora nos persiguen porque hicimos esto. ¿Por qué no vienen cuando laburamos en plena temporada a ver si tenemos los matafuegos y las habilitaciones?. Andá a la ruta 88 que venden choripanes y no tienen habilitación", se quejó el dueño de la parrilla.

parrilla 2.jpg

Al enterarse de la inspección en Los Cardales, varios gastronómicos fueron hasta el local para apoyar al propietario y evitar que lo sancionen.

Desde que Mar del Plata retrocedió a la fase 3 de la cuarentena, el sector gastronómico solo puede trabajar bajo la modalidad delivery y el sistema take away. Los dueños de los restaurantes, cafés y bares dicen que viven una crisis terminal y reclaman la repaertura.

Embed

En medio de un contexto de incertidumbre por la pandemia y la imposibilidad de recibir clientes en sus mesas, hay gastronómicos que apelan al ingenio y utilizan las redes sociales para tratar de sobrellevar la crisis.

Comentá y expresate