Carlos Tevez entendió la reacción que tuvo el DT Guillermo Barros Schelotto contra el árbitro Fernando Rapallini tras el empate con Huracán (3-3) en Parque de los Patricios porque "hay heridas que no cierran", en referencia a la derrota con River Plate en la Supercopa Argentina, en marzo pasado.

"Hay heridas que no cierran, no cicatrizan y puede pasar lo de ayer", asumió el "Apache" cuando fue consultado por el altercado de Guillermo con el cuarto árbitro del superclásico en el estadio Malvinas Argentinas.

Una vez terminado el partido de ayer en el Tomás Adolfo Ducó, Barros Schelotto se acercó a Rapallini para recriminarle que aquella noche todos los integrantes del equipo arbitral "jugaron para River y no para la ley".

Embed

Al Mellizo todavía le dura la indignación por el penal que Patricio Loustau sancionó tras una falta del colombiano Edwin Cardona a Ignacio Fernández, que le permitió a River encaminar su victoria (2-0).

Superada esa polémica, en diálogo con el programa Tribuna Caliente, Tevez se enfocó en la definición del Grupo 8 de la Copa Libertadores, al asegurar que Boca "primero debe hacer su trabajo" ante Alianza Lima de Perú en La Bombonera antes de pensar en una ayuda de Palmeiras de Brasil.

Los "xeneizes" (6 puntos) necesitan que los brasileños (13), ya clasificados en el primer lugar de la zona, no pierdan como locales ante Junior de Barranquilla (7) para depender de sí mismos en la búsqueda del boleto a los octavos de final.

"Ellos (por Palmeiras) van a salir a ganar. Nunca en mi carrera vi que un jugador juegue para perder", confió.

Finalmente, a título personal, Tevez asumió que no está "jugando bien" desde que sufrió su lesión en una rodilla y garantizó que cumplirá su contrato de un año y medio para retirarse en Boca.

Comentá y expresate