Un adolescente de 17 años se la ingenió para lograr lo que a muchos les cuesta una vida: comprar un departamento. Y lo hizo a través de la página web de una compañía de construcción, sin pagar ni un centavo. Pero el final no fue el esperado y enfrenta un proceso por estafa.

El joven -cuyo nombre no fue revelado- decidió adquirir la propiedad valuada en 242.000 dólares en un edificio nuevo en el noroeste de Moscú, Rusia.

Dada la edad del comprador, el gerente de la compañía solicitó el consentimiento de los padres para realizar la transacción del inmueble, difunde el medio local MK.

Al tiempo, la empresa recibió también por correo electrónico la aprobación de las autoridades de tutela sobre la posibilidad del menor de actuar sin informar a los progenitores. Claro está, se trataba de un documento falso.

El paso siguiente fue enviarle al cliente el acuerdo de compraventa para su revisión, que por supuesto contó con la respectiva firma de confirmación.

Cómo pudo sellar la compra

Cuando todos los pasos previos fueron dados, la empresa constructora recibió la presunta orden de pago por el apartamento desde un banco de San Petersburgo.

En medio del contexto de la pandemia de Covid, el contrato se cerró mediante firmas electrónicas. Posteriormente fue registrado de tal modo que el inmueble pasó a ser propiedad del adolescente.

Comentá y expresate