La mujer ingresó al hospital con su bebé en brazos. "Se nos cayó, está muy mal", les dijo desesperada a los médicos de guardia. El padrastro llegó minutos más tarde con la misma versión. Pero cuando lo interrogó la policía, el hombre de 21 años se quebró. Reconoció quelo tiró dos veces al piso para que dejase de llorar. Quedó detenido por el delito de homicidio doloso.

El caso ocurrió en la localidad santafesina de Villa Gobernador Gálvez, próxima a Rosario. Noelia Z., de 20 años, entró a los gritos al Hospital Gamen. Los médicos se encontraron con un bebé de 19 meses en paro cardiorrespiratorio y con un severo traumatismo de cráneo. La criatura falleció ni bien ingresó a terapia intensiva.

"El equipo de pediatría hizo la tarea de reanimación correspondiente, pero no lo pudimos recuperar. Tuvo traumatismos en el cráneo con una herida cortante a nivel frontal y con una escoriación lateral en la cara. Para nosotros, por el tipo de lesiones, hay sospecha de maltrato", detalló Marcelo Minicucci, director del centro de salud.

En un primer momento, Brian F., el padrastro, contó que el bebé estaba a su cuidado y que se le había caído mientras trataba de serenarlo. Pero su reconstrucción estaba plagada de contradicciones.

La policía, entonces, volvió a interrogarlo. Fue allí cuando el muchacho admitió el macabro desenlace: dijo que salió a caminar a la calle para intentar calmar al niño y que en un determinado momento, que los llantos eran cada vez más fuertes, lo arrojó en dos oportunidades contra el asfalto.

"No es una confesión porque no lo dijo en la fiscalía, pero nos sirve para empezar a reconstruir el hecho", explicó el vocero del Ministerio Público de la Acusación (MPA), Sebastián Carranza.

Con este segundo testimonio en su poder, la fiscal Georgina Pairola, a cargo de la investigación, ordenó su inmediata detención y pidió informes a los médicos forenses para determinar si el muchacho comprende la criminalidad de sus actos y si está apto para asistir a audiencia imputativa en los próximos días. El resultado se conoció este mediodía: el informe confirmó que el detenido "se encuentra en pleno conocimiento de sus facultades mentales".

La fiscal solicitó además la autopsiadel cuerpo en el Instituto Médico Legal para determinar la causa del fallecimiento. En paralelo, peritos y psicólogos entrevistarán en las próximas horas a familiares para conocer con más detalles el contexto en el que vivía el chiquito. La madre, por el momento, quedó en libertad y sin ninguna imputación.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate