Cuando Tite fue designado nuevo entrenador de Brasil en reemplazo de Dunga, laVerdeamarela deambulaba por el sexto lugar en la tabla de las Eliminatorias sudamericanas y su participación en el Mundial de Rusia corría riesgo.

La llegada del ex entrenador de Corinthians revirtió totalmente el panorama para el Scratch. Con él al mando, las ocho victorias consecutivas en la misma cantidad de presentaciones le permitieron ser la primera selección de la Conmebol en acceder a la Copa del Mundo.

Hoy, en la cita mundialista, el buen pasar continúa. Brasil superó la fase inicial liderando su grupo y derrotó con solvencia a México en los octavos de final. Y algo de este presente exitoso se debe en parte a un director técnico argentino: Carlos Bianchi.

Tite tuvo un encuentro con el Virrey, cuando había viajado a Argentina para presenciar la final de la Copa Libertadores entre San Lorenzo y Nacional de Paraguay, en agosto de 2014.

En aquella ocasión con el ex DT de Vélez y Boca intercambiaron conocimientos sobre la profesión. "Hubo un momento hace unos años en el que quise hablar con profesionales y Bianchi fue uno de ellos", reveló el brasileño en la conferencia de prensa previa al gran duelo frente a Bélgica por los cuartos de final.

"Me dijo que los equipos deben ser equilibrados y mentalmente fuertes. Me enseñó que un equipo no tiene que tener euforia, ni miedo a perder. Hay que encontrar un discernimiento, saber por qué ganaste y por qué perdiste", recordó sobre la reunión con el entrenador al que enfrentó por Copa Libertadores cuando dirigían a Corinthians y a Boca.

En las pruebas, la iniciativa de Tite de juntarse con sus pares le resultó, al menos hasta esta instancia del Mundial. Para la mayoría de la prensa especializada, el Brasil de Tite es el principal candidato a quedarse con el título.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate