Fabián Muñoz es hijo de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo Mar del Plata, Leda Barreiro. Toda su familia estuvo desaparecida durante el golpe de Estado de 1976 y este es su recuerdo en este 24 de marzo.

El 24 para todas las familias que fueron víctimas de la dictadura militar es movilizador, antes y después. Más allá de que todo el año se está movilizado el 24 se multiplica, hay una mezcla muy fuerte de sensaciones. Si bien uno tiene un ejercicio de militancia es imposible que el subconsciente no trabaje. Para nosotros es una responsabilidad muy grande para la juventud para que se traspase la no pérdida de la memoria”, sostuvo Fabián a Ahora Mar del Plata.

Desaparecidos.jpg

Cuando ocurrió el golpe Fabián tenía 9 años. Pero un tiempo antes ya habían intentado matar a su hermano Alberto, que estuvo preso tiempo después. Al igual que sus padres que fueron capturados y su hermana Silvia que estaba embarazada y que nunca más volvió.

-Aunque eras muy chico, ¿qué recordás de esos días?

- Para nosotros el 24 fue un punto de inflexión, aunque ya llevábamos un año huyendo. La CNU de acá de Mar del Plata había ido a nuestra casa a matar a mi hermano, no lo encontró, pero tuvimos la experiencia de la violencia extrema. Yo era muy pibe, a ellos mucho no le importaba las edades ya que arrasaron con todo. El 24 de marzo del 76 estábamos escuchando los comunicados con la misma incertidumbre que tenía toda la gente pero con la diferencia de que ya teníamos a mi hermano preso y mi hermana escondida. El 24 de marzo del 76 fue un paso más en la huida. Era terrible, las familias buscaban esconderse, algunos lo lograron y otros no, la mayoría fueron capturados.

-¿Qué importancia creés que tiene que los más jóvenes tengan información sobre el tema?

- Es muy importante trabajar con la juventud, son la continuación de la lucha de la reivindicación de las causas. La memoria tiene varios puntos centrales en los que se trabaja y nos movilizan a nosotros. El delito de lesa humanidad es un crimen que no cesa, ya que ocurre todos los días, en la gente que buscamos a nuestros familiares. Todos los días se comete sobre ellos un crimen de lesa humanidad porque no saben quiénes son y hay familias que los buscan. Ese es un paso grande para comunicárselo a los jóvenes.

El balance que arroja la dictadura militar es absolutamente espantoso, por las matanzas, la persecución y la destrucción de las estructuras políticas que las consecuencias se viven hasta hoy. Trabajar sobre la memoria es trabajar sobre la realidad de hoy en día, cuando el gobierno incentiva a un juez para que libere a un genocida, ese genocida se va a vivir junto a la casa de un joven y nosotros contamos esto en las escuelas. Eso les impacta de lleno.

Desa.jpg

- Tu mamá es una referente muy fuerte en la ciudad, ¿qué pensás de ella?

-Mi vieja y las Abuelas en general tienen un común denominador: la constancia y la coherencia en el perfil de la lucha. Las madres y abuelas han tenido una coherencia extraordinaria en su estilo de lucha, en 40 años jamás generaron un hecho de violencia ni tuvieron un discurso vengativo. Con esa coherencia y esa forma han logrado el consenso que tienen. Mi mamá me despierta una gran admiración. Mi viejo no está pero fue también una persona estoica, ambos fueron un ejemplo. Ellos, cuando volvemos en el año 78, después de 3 años de exilio interno, fueron secuestrados por tres meses. Puedo decir que otra vez fueron estoicos porque luego de sufrir torturas sobrevivieron al infierno y siguieron siendo una pareja muy fuerte. Es difícil hablar de mi mamá sin hablar de mi familia como ejemplo, que también lo es mi hermano: de pibe íbamos a la cárcel, cuando nos dejaban entrar a verlo y siempre cuando terminaba la visita él se despedía con la "V de la victoria", y cada vez que lo hacía lo molían a palos. Pero él nunca dejó de despedirse con la "V de la victoria" y estuvo más de siete años preso. Este también es un ejemplo para la juventud, los jóvenes pueden ser estoicos manteniendo una línea de conducta".

- ¿Y cómo te imaginás a tu hermana Silvia y a tu sobrino?

- Mi vieja cree que es un nieto varón. Mi hermana estaba en pareja con Gastón, y la hermana de él es mi cuñada que se casó con mi hermano Alberto. Son dos hermanos que se casaron con otros hermanos, y yo creo que debe haber mucho parecido de mis sobrinos en mi sobrino desaparecido en vida. A veces los miro a ellos y se me mueve algo adentro, ya que tienen el mismo componente genético.

Imaginarnos a nuestros familiares son cosas que pasan por nuestras cabezas. A veces no solo pensamos en los parecidos físicos, ya que lo hemos visto en los nietos encontrados. Los parecidos han sido también en las actitudes, costumbres y hasta en las luchas se les parecen.

La semana pasada nos acercamos a Textilana, la empresa tomada por trabajadoras, para acercarles nuestra solidaridad como organismo. Vi mujeres con mucha experiencia y trabajadoras jóvenes que tienen la edad de mis hijas. Escuchaba lo que decían, el por qué paraban, ya que trabajaban en condiciones cercanas a la esclavitud y se me vino a la cabeza mi hermana. Y pensaba ahí está el legado, esas mujeres eran una proyección de Silvia y en definitiva esa es la memoria.

Comentá y expresate