Jerónimo estaba tomando un café en la costa cuando la policía lo detuvo por violar la cuarentena. Desde el sábado, Mar del Plata retrocedió a fase 3 en la que están prohibidas las salidas recreativas.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de jero burgos (@jeroburgos) el

“A las 10 de la mañana me fui a sentar solo a meditar de la vida. A la media hora llegan, donde estaba yo, dos patrulleros, más de 10 policías, me demoran, me piden identificación, explicaciones de qué hacía en ese lugar de muy mala manera y forma agresiva. Lo que viví fue terrible. Trabajamos de 12 a 15 horas y el domingo es el único día que nos tomamos para descansar”, argumentó el hombre en un video que subió a las redes sociales.

El joven de 23 años, que es dueño de un conocido comercio de la ciudad, contó que la policía le “arrebató” el teléfono mientras estaba filmando. “Cuando se enteraron que estaba grabando una policía de muy mala manera me arrebata el teléfono de modo violento. Me hacen un tacle, me hacen una llave en el brazo y me ponen esposas. Ahí arranca este calvario donde estuve detenido”, relató.

En medio de la discusión, Jerónimo aseguró que un policía le rompió el teléfono celular. “Es mi herramienta de trabajo, esto fue porque estaba grabando. Un policía me saca el teléfono, lo tira al piso y con la bota lo hace mierda. El presupuesto de la reparación cuesta 162.500 pesos”, completó.

El comerciante estuvo demorado en una comisaría donde según contó la celda "estaba meada y cagada". Además, recordó que lo "amenazaron" para que no publique los videos.

Comentá y expresate